+ Responder Tema
Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 16 al 22 de 22

Tema: Científicos y cannabis

  1. #16
    Fecha de Ingreso
    26 Jun, 09
    Ubicación
    Ruder
    Mensajes
    297
    Gracias
    285
    329 gracias recibidas en 167 Posts
    Mencionado
    1 Mensaje(s)
    Etiquetado
    1 Tema(s)
    Citado
    77 Mensaje(s)

    Respuesta: Científicos y cannabis

    Cita Iniciado por eleberr Ver Mensaje
    No se qué libro leíste, porque el que yo leí decía

    “Tenemos el poder de desafiar a los genes egoístas de nuestro nacimiento y, si es necesario, a los memes egoístas de nuestro adoctrinamiento… Somos construidos como máquinas de genes y educados como máquinas de memes, pero tenemos el poder de rebelarnos contra nuestros creadores. Nosotros, sólo nosotros en la Tierra, podemos rebelarnos contra la tiranía de los replicadores egoístas”
    Claro, es que si no lo dice seria para quedarse . Aunque es interesante lo que explica ese libro para conocer un punto de vista nuevo no me gusto mucho como libro. La teoria de los memes pues mas de lo mismo y tampoco me gusta mucho.

    Ese libro me lo lei hace mucho tiempo y no recuerdo bien, solo recuerdo una impresion general que es mas menos lo que he contado. Y tal como habra quienes luchen contra el egismo para llegar a niveles de comprension diferentes de la naturaleza, habra los que se rindan a el y lo acepten como algo naural y legitimo, que segun como sea una persona y a lo que aspire en la vida no le afectara negativamente el ser muy egoista y querer desarrolar ese aspecto suyo. Un poco los seres humanos se caracterizan por poder decidir que hacer con estas cosas no? que los animales no pueden.

    Comprendo que lo del gen egoista es una metafora para explicar como se perpetuan los genes desde un punto de vista bioquimico, o algo asi era.

    Saludos!

  2. #17
    Fecha de Ingreso
    26 Jun, 09
    Ubicación
    Ruder
    Mensajes
    297
    Gracias
    285
    329 gracias recibidas en 167 Posts
    Mencionado
    1 Mensaje(s)
    Etiquetado
    1 Tema(s)
    Citado
    77 Mensaje(s)

    Respuesta: Científicos y cannabis

    Sobre la teoria de memes una vez le dije a uno conspiranoico que en realidad era un "membot controlado por un conspirador" pues de algo sirve tambien esa manera de nombrar las cosas.

    Cita Iniciado por eleberr Ver Mensaje
    De cualquier forma, a ver si entendemos, llamar a un gen "egoísta" no se refiere a que somos egoístas, tipo "gen gay", llamar "egoístas" a los genes es una analogía de cómo funcionan como auto-replicadores, no que nos hagan egoístas :S
    Pero si existe un gen que hace a le persona egoista ... entonces se va a perpetuar en alguna medida si le otorga alguna ventaja adaptativa ... eso no lo cuenta el libro tambien ? En todo caso eso de los genes que cuentas en la cita, serian mas bien los memes que nos pueden enseñar a ser egositas o altruistas.
    Última edición por Troll_Ruder; 14/12/2009 a las 23:16 PM

  3. #18
    Fecha de Ingreso
    10 Jun, 09
    Ubicación
    Perdida por el universo
    Mensajes
    199
    Gracias
    10
    116 gracias recibidas en 58 Posts
    Mencionado
    0 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    0 Mensaje(s)

    Respuesta: Científicos y cannabis

    Yo no voy a hablar de los memes ni del gen egoista, porque carezco completamente de cualquier conocimiento sobre ellos, pero si os puedo decir, que dentro de mi rama, cuando he fumado, puede que tenga algunas ideas buenas, que de hecho, las he tenido, pero se me hace muy cuesta arriba batallar con el aparataje matemático, tengo más probabilidad de fallo, y la memoria, ya que tengo que retener algunos datos, me falla a veces. Puedo decir que hasta ahora no me ha afectado negativamente, pero creo que la clave está en no pasarme, porque si me paso, si noto que mi velocidad de pensamiento disminuye considerablemente.
    Última edición por KaméHouse; 15/12/2009 a las 01:17 AM Razón: falta ortográfica

  4. #19
    Fecha de Ingreso
    29 May, 07
    Ubicación
    malaga
    Mensajes
    984
    Gracias
    734
    717 gracias recibidas en 305 Posts
    Mencionado
    0 Mensaje(s)
    Etiquetado
    7 Tema(s)
    Citado
    1 Mensaje(s)

    Respuesta: Científicos y cannabis

    + =
    + =
    + =
    + =
    no creo que el cannabis aporte conocimiento, más bien una disposición abierta y entusiasta a recibir conocimiento, venga de quien/donde venga.

  5. #20
    Fecha de Ingreso
    01 Jun, 09
    Ubicación
    Culiacán, Sinaloa
    Mensajes
    576
    Gracias
    448
    517 gracias recibidas en 259 Posts
    Mencionado
    0 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    3 Mensaje(s)

    Respuesta: Científicos y cannabis

    Me acaban de pasar este otro link, bastante bueno.
    Sobre el matemático Paul Erdös:

    Cómo convertir anfetaminas en teoremas
    http://www.pagina12.com.ar/diario/co...009-12-18.html

  6. El siguiente Usuario da las gracias a eleberr por este Post:

    rubhen (13/01/2010)

  7. #21
    Fecha de Ingreso
    01 Jun, 09
    Ubicación
    Culiacán, Sinaloa
    Mensajes
    576
    Gracias
    448
    517 gracias recibidas en 259 Posts
    Mencionado
    0 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    3 Mensaje(s)

    Respuesta: Científicos y cannabis

    Pues venga, que en un ataque de tiempo libre he traducido todo el artículo de Sue. Blackmore que menciono en mi primer post:

    ---------------------------------------------------------

    Tomo drogas ilegales para inspiración
    Daily Telegraph, 21 de Mayo de 2005, páginas 17-18
    Susan Blackmore
    Traducción: Ebermhi García

    Cada año, como bebedora social que quiere demostrarse a sí misma que no es una alcohólica, dejo de consumir cannabis durante un mes. Esos pueden ser momentos difíciles o pesados ? por mucho que disfrute un vaso de vino en la cena, el alcohol no puede reemplazarlo.
    Algunos pueden fumar hierba sólo para relajarse o divertirse, pero para mí la razón es más profunda. De hecho, puedo decir honestamente que sin el cannabis, la mayoría de mis investigaciones científicas jamás habrían sido hechas y la mayoría de mis libros sobre la psicología y la evolución no habrían sido escritos.
    Algunas tardes, después de un largo día en mi escritorio, me deslizo al baño, enciendo una vela y un porro y dejo fuir las ideas ?aquella lectura que tengo que dar a 500 personas la semana próxima, aquél artículo que estoy escribiendo para la revista New Scientist, aquellas intrincadas últimas palabras para un libro que he estado escribiendo durante meses. Este es el momento cuando las frases parecen escribirse por sí mismas. O tal vez me siento en mi invernadero en una tarde de verano entre mis tomateras y mis árboles de durazno, luchando sobre cuestiones tales como el libre albedrío o la naturaleza del universo, y encontrando que el fumar me da nuevas formas de pensar en ellas.
    Sí, sé que hay riesgos para mi salud y sé que puedo ser descubierta, multada o encarcelada, pero a pesar de todo eso sigo fumando hierba.
    Para los individuos y la sociedad, todas las drogas representan un dilema: ¿valen ellas el riesgo a la salud, la riqueza y la cordura?, para mí, la ganancia es la inspiración científica, la riqueza en la variedad de nuevas ideas y el estímulo para explorarme internamente. Pero si termino en una ruina mental y física, les doy mi permiso para que se regodeen y me digan: ?Te lo dije?.
    Mi primer encuentro con las drogas fue con un cigarro de marihuana que fumé con un compañero en mi primer periodo en Oxford.
    Esto fue en los últimos días de la era de la psicodelia y del ?flower power? .y el cannabis era fácil de conseguir. Luego de largos días de lecturas y redactar ensayos, disfrutábamos de las risas y de las carcajadas, de las sensaciones elevadas y de las ideas locas a las que las drogas parecían dar rienda suelta.
    Entonces, una noche, ocurrió algo fuera de lo ordinario ? causado no se si por la droga, la falta de sueño o algo más-. Estaba escuchando música con dos amigos, sentada cruzada de piernas en el suelo; había fumado lo suficiente para inducir una leve sinestesia[FONT="][1][/FONT]. El sonido de la música de alguna manera había inducido la sensación de recorrer un túnel largo y oscuro de hojas crujientes que llevaba hacia una luz brillante.
    Adoro los túneles. Vienen en el borde del sueño o la muerte y son bien conocidos en todas las culturas que usan drogas en rituales, magia o curaciones. La razón de ellos descansa en la corteza visual ubicada detrás del cerebro, donde ciertas drogas interfieren en los sistemas inhibitorios, liberando patrones de círculos y espirales que forman túneles y luces.
    En ese entonces no conocía la ciencia. Sólo disfrutaba el viaje, y, de pronto, uno de mis amigos me hizo una pregunta peculiar: ?¿Dónde estás, Sue??.
    ¿Dónde estaba? ¿Estaba en el túnel?. No, estaba en el cuarto de mi amigo. Luchaba por responder, luego se aclaró la confusión, y estaba viendo hacia abajo la familiar escena desde arriba.
    ?Estoy en el techo?, Dije yo, mientras miraba mi boca abriendo y cerrándose, diciendo esas palabras. Fue una sensación peculiar.
    Mi amigo persistió: ?¿Te puedes mover??. Sí. ?¿Puedes traspasar las paredes??. Sí. Y ya estaba afuera explorando lo que, en ese entonces, pensaba que era el mundo real. Fue un sentimiento maravilloso ?como un sueño en el que vuelas, sólo que más intenso y realista.
    La experiencia duró más de dos horas, y la recuerdo vívidamente aún ahora. Eventualmente me pareció que era más como una experiencia mística en el que el tiempo y el espacio habían perdido su significado y yo sentía que me ?fusionaba con el universo?. Años después, empecé a investigar sobre experiencias extracorporales y cercanas a la muerte, y me di cuenta que yo había tenido aquellas sensaciones que la gente reporta después de roces con la muerte. Y quería saber más.
    Sin embargo, nada en la fisiología y psicología que estaba estudiando podían acercarse remotamente a algo como esto. Estábamos aprendiendo sobre cerebros de ratas y los mecanismos de la memoria, no sobre la mente y la conciencia ?por no decir una mente que podría, aparentemente, salir del cuerpo y viajar sin él-. Entonces decidí convertirme en parapsicóloga y dedicar mi vida a demostrar que esos científicos de mente cerrada estaban mal.
    Pero yo era la que estaba mal. Me convertí en parapsicóloga pero décadas de ardua investigación me enseñaron que lo más seguro es que las ?percepciones extra sensoriales? no existan y que nada abandona el cuerpo en una ?experiencia extracorporal?, por más reales que se sientan.
    Aunque la parapsicología no me dio respuestas, seguía obsesionada con un misterio científico: ¿Cómo podemos explicar la mente y la conciencia desde lo que sabemos a cerca del cerebro? Como cualquier científico convencional, llevé a cabo experimentos y sondeos y estudié los últimos avances en psicología y neurociencia. Pero desde que el objeto de mi inquietud era la conciencia en sí, eso no fue suficiente. Yo quería investigar, también, mi propia conciencia.
    Entonces, intenté todo, desde extrañas máquinas y artefactos a largos entrenamientos de meditación ?pero tengo que admitir que las drogas jugaron un rol más importante-.
    En esos días de estudiante, eran los alucinógenos, o los psicodélicos ?reveladores mentales?, que nos excitaban ?y el alucinógeno por excelencia debe ser el LSD-. Efectivamente, en dosis minúsculas, y sin ser físicamente adictivo, el LSD te lleva a un viaje que dura de 8 a 10 horas pero que parece eterno. Todo movimiento es amplificado o distorsionado, los objetos cambian de forma, horrores pueden inundar tu mente o puedes encontrar alegría en las cosas más simples.
    Ya que comienza el trayecto, no hay salida ?ni antídoto- no hay forma de detener el viaje a las profundidades de tu mente. Cuando tenía veinte años, tomaba ácido dos o tres veces al año. Y eso era suficiente, un viaje de ácido no es una aventura que debamos tomar a la ligera.
    Conocí los horrores con varios alucinógenos, entre ellos, hongos mágicos que cultivé yo misma.
    Me recuerdo una vez mirando un cojín alegremente coloreado, solo para ver cada raya de color convertirse en escenas de violación, mutilación y tortura, las víctimas se retorcían y gritaban, y cuando cerré mis ojos, no desaparecían. Es fácil entender cómo tales visiones pueden llevar a un clásico ?mal viaje?, aunque eso nunca me ocurrió.
    En vez de eso, la embestida de imágenes eventualmente me enseñó a ver y aceptar los miedos profundos de mi propia mente, encarar el hecho de que, bajo cualquier otra circunstancia, yo podría torturar o ser torturada. En una forma curiosa, esto me hizo enfrentar la culpa, el miedo o la ansiedad de mi vida ordinaria. Ciertamente, la aceptación es una habilidad que vale la pena tener, aunque, creo yo, pueda haber formas más fáciles de adquirirla.
    Entonces está la diversión y solo la clara extrañeza del LSD. En un soleado viaje en Oxford, mi amigo y yo nos detuvimos bajo un gran roble, donde el camino había sido pisoteado por el ganado y luego secado por el clima caluroso. Estuvimos ahí como una hora, mirando maravillados la textura del barro; las colinas y los valles en miniatura; los hoyos en forma de cascos y los pequeños acantilados afilados; en los patrones cambiantes de las sombras. Sentí que conocía cada pulgada de este lugar especial; que tenía una conexión especial con el lodo.
    De pronto, noté a un hombre muy viejo con un bastón, caminando lentamente hacia nosotros. ?Cálmate?, me dije, ?Actúa normal, sólo te saludará y se irá de largo?.
    ?Disculpe, joven?, me dijo con una voz quebrantada. ?Mis ojos son débiles y, con esta luz, no puedo ver el camino, ¿Me ayudaría a pasar??, entonces me encontré a mí misma, como en un sueño, guiando al viejo lentamente a través de mi lugar especial ?un trozo de barro que conocía tanto como a mis propios detalles.
    Dos días después, mi amigo regresó de unas lecturas, muy excitado, ?¡Lo he visto! ¡El hombre del bastón! ¡Es real!?.
    Ambos temíamos que lo habíamos alucinado.
    Aldous Huxley una vez dijo que la mescalina abría las ?puertas de la percepción?; y ciertamente lo hizo para mí. La tomé un día con mis amigos, en el campo, donde caminamos en praderas primaverales, identificamos flores salvajes, maravillados con las centelleantes redes de las arañas, excitados con los colores del cielo que ondulaban sobre nuestras cabezas.
    Al volver a la casa de campo, me senté jugando con un gatito, mientras que el gatito y las flores me parecían enmarañados. Tomé una pluma y comencé a dibujar. Aún hoy tengo el dibujo del pequeño flor-gato en mi pared.
    En otra pared está un campo de narcisos en aceite. Un día, años más tarde, fui a mi clase de arte un día después de un viaje de LSD. El maestro nos llevó un puño de narcisos y nos dio uno a cada uno, en una botella de leche. El mío era hermoso; pero no podía dibujar sólo uno.
    Mi visión estaba llena de narcisos, y comencé a pintar, en colores fuertes, enormes flores que rellenaran todo el lienzo. Yo nunca seré una gran pintora, pero, al igual que muchos artistas en todas las épocas, encontré nuevas formas de mirar inducidas por la química en el cerebro.
    Entonces, ¿pueden las drogas ser creativas?, creo que puedo decir eso, aunque los peligros son grandes, no solo los peligros inherentes a su abuso, sino el peligro de confiar en ellas demasiado y descuidar el trabajo duro que tanto el arte como la ciencia demandan. Hay muchas razones para descartar la creatividad inducida por las drogas.
    Si, en mi propio caso, las drogas tienen un rol interesante: estoy intentando comprender la conciencia, estoy tomando sustancias que afectan el cerebro que trato de comprender. En otras palabras, ellas alteran la mente, que es tanto el investigador como el investigado.
    Interesantemente, alucinógenos como el LSD y la psilocibina son de las drogas menos populares que se toman en las calles, quizás porque ellas demandan mucho de la persona que las toma, y no prometen ni placer ni barata felicidad. En cambio, la heroína, la cocaína y otras drogas de adicción son una fuente de dinero.
    No he disfrutado mis pocas experiencias con cocaína. No me gusta el ímpetu de falsa confianza y energía que provee. En parte porque eso no es lo que busco, y porque he visto personas arruinando sus vidas. Pero muchas personas la aman, y los traficantes se vuelven ricos enganchando a las personas.
    Esto es trágico. Sin embargo en toda sociedad humana que ha existido, hay personas que usaron drogas peligrosas, aunque la mayoría ha desarrollado rituales que proveen un elemento de control o seguridad en la experiencia. En la mayoría de las sociedades primitivas, hay chamanes y curanderos que controlan el uso de drogas peligrosas, escogen apropiadamente escenarios en los que tomarlas y enseñan cómo apreciar las visiones e iluminaciones que pueden traer.
    En nuestra propia sociedad, los criminales controlan la venta de drogas. Esto significa que los usuarios no tienen forma de conocer exactamente qué es lo que están comprando y no hay quién les enseñe cómo usar estas herramientas peligrosas.
    Yo he tenido suerte con mis propios ?maestros?. La primera vez que tomé éxtasis, por ejemplo, estaba con tres personas. Las conocí en una conferencia noruega sobre la muerte y el morir. Era mediados de verano y me invitaron a unirme en su viaje por los fiordos. Una tarde, nos sentamos juntos y tomamos cristales puros de MDMA ?nada parecido a la espantosa mezcla que se vende en las calles hoy en día.
    El MDMA tiene el curioso efecto de hacerte sentir cálido y amado por todos y todo a tu alrededor: tras unas pocas horas, estábamos convencidos que todos nos conocíamos de una manera muy íntima. Luego cada uno partió en solitario a caminar en las montañas, donde el mismo sentimiento de amor parecía acompañar al paisaje entero.
    Se me dijo entonces que debería tener pocas experiencias con MDMA porque, luego de cinco o seis dosis, jamás volvería a tener el mismo efecto otra vez. En mi experiencia, esto fue verdad, aunque la prohibición hace que sea casi imposible encontrar tales cosas. De hecho, sabemos terriblemente poco sobre los efectos psicológicos de las drogas que las personas toman cada diariamente en Gran Bretaña porque se les prohíbe a los científicos realizar las investigaciones pertinentes.
    Por esto yo tengo que hacerlo por mí misma. Una vez un amigo experto me inyectó una alta dosis de ketamina porque había oído que puede inducir ?experiencias extracorporales?. Se le conoce como K, o ?Especial K? en las calles, es un anestésico usado más por veterinarios que por anestesistas por su indeseada tendencia a producir pesadillas.
    Toma la dosis adecuada, y así lo hice yo, y estarás totalmente paralizado, solo podrás mover tus ojos. Eso no es placentero. Pero, al imaginar que estaba abandonando mi cuerpo, sentí que podía volar y salir de casa para ver lo que mis niños hacían. Estaba segura que los miré jugando en la cocina, pero cuando revisé el día siguiente, me dijeron que habían estado dormidos.
    De vuelta en la habitación, mi guía comenzó poniendo sus dedos fuera de mi vista y tan pronto como mi boca empezó a trabajar de nuevo, me hizo adivinar cuántos eran. Creí haber visto los dedos, pero me equivoqué completamente.
    No repetí el experimento. No era ni cercanamente tan interesante como esas drogas, como el LSD, psilocibina, DMT o la mescalina, que socavan todo lo que dabas por sentado hasta entonces. Esos son psicodélicos que desafían nuestra ordinaria noción del ?yo?[FONT="][2][/FONT], y es por ello que tocan profundamente mi interés científico.
    ¿Qué es un ?yo?? ¿Cómo el cerebro crea esta noción de ?ser yo?[FONT="][3][/FONT], dentro de esta cabeza, mirando hacia fuera al mundo, cuando sé que detrás de mis ojos sólo hay millones de células cerebrales ?y no hay lugar para que un ?yo interior?[FONT="][4][/FONT] se esconda? ¿Cómo pueden estas millones de células cerebrales darnos pié para un libre albedrío cuando ellas no son más que máquinas físicas y químicas?. En amenaza a nuestra noción de ?yo?, ¿podría ser que estas drogas revelen la verdad incómoda de que no hay tal cosa?
    Los místicos dirían eso. Y, aquí, topamos con una vieja y conocida pregunta: ¿Las drogas y las experiencias místicas dan lugar a las mismas perspectivas? ¿Y serán ellas reales?
    Desde aquellos primeros viajes, he tomado otras drogas, tales como óxido nitroso, o ?gas de la risa?. Por unos momentos, lo he entendido todo ??Sí, sí, esto está muy bien, esto es como debería de ser? ? Y luego la certeza se desvanece y no puedes decir lo que has entendido.
    Cuando se descubrió el óxido nitroso Sir Humphrey Davy lo tomó en 1799, y exclamó: ?Nada existe sino el pensamiento?. Otros, también, han descubierto que sus perspectivas cambiaron completamente.
    Me parece un hecho muy extraordinario que una simple molécula pueda cambiar completamente la filosofía propia, aunque sea unos momentos, sin embargo ocurre.
    ¿Y por qué el gas te hace reír?, quizás es una reacción al breve reconocimiento de esa aterradora broma cósmica - que somos sólo patrones cambiantes en un universo sin sentido-.
    ¿Son las drogas la rápida y sucia ruta al aprendizaje? Quiero intentar la ruta lenta también. Así que he gastado más de 20 años en entrenamientos de meditación ?sin entrar a ningún culto o religión sino aprendiendo la disciplina de ver constantemente dentro de mi mente-.
    Gradualmente, la mente se calma, el espacio se abre, el yo y lo otro[FONT="][5][/FONT] se vuelven indistinguibles, y desaparecen los deseos. Es una vieja metáfora, pero las personas la comparan con escalar una montaña. Las drogas pueden llevarte en helicóptero para mirar lo que hay arriba pero no te puedes quedar.
    Al final, tienes que escalar la montaña tú mismo, por el camino difícil. De cualquier forma, al haber tenido esa primera vista, las drogas te pueden proveer la inspiración para seguir escalando.

    [FONT="][1][/FONT] Fenómeno neurológico comúnmente causado por drogas psicodélicas en el que se mezclan sensaciones de diferentes sentidos; por ejemplo, la capacidad de ?ver la música? en una forma no metafórica (N de T)

    [FONT="][2][/FONT] En el inglés original: ?self?

    [FONT="][3][/FONT] En el inglés original: ?being me?

    [FONT="][4][/FONT] En el inglés original: ?inner self?

    [5] self and other
    Última edición por eleberr; 12/01/2010 a las 23:54 PM

  8. El siguiente Usuario da las gracias a eleberr por este Post:

    rubhen (13/01/2010)

  9. #22
    Fecha de Ingreso
    14 Aug, 08
    Ubicación
    México
    Mensajes
    808
    Gracias
    560
    447 gracias recibidas en 264 Posts
    Mencionado
    1 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    2 Mensaje(s)

    Respuesta: Científicos y cannabis

    Recién leí el artículo que pasaste en el post de arquetipos, muy bueno, es algo así como memes para principiantes.

    Lo único que no me gustó fue el último renglón: "¿Quién permite que el desmantelador de memes siga su curso? ¿Quién se despierta cuando el sueño memético queda completamente desmantelado? Ah, esa sí que es una buena pregunta." Ella ya tiene un meme sobre los memes



    Muy buen tema
    Última edición por rubhen; 13/01/2010 a las 02:46 AM

+ Responder Tema
Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Usuarios Etiquetados

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes