¿Alguien lo conoce?


Oasis de legalidad para la 'yerba'

Una asociación abre el primer club de fumadores de marihuana de Asturias



01.07.12 - 02:39 - JESÚS GONZÁLEZ | AVILÉS.

El casco antiguo de Avilés cuenta con un pequeño oasis de legalidad para los aficionados a la marihuana. La asociación Llerbastur, de reciente creación, ha abierto el primer club de fumadores de esta planta de Asturias, un espacio en el que reunirse, tomar algo, charlar, fumar, escuchar música... y disfrutar de la afición común a la 'yerba'.
«Esto no es un fumadero, no queremos que lo sea», afirma, categórico, Ángel Meana, presidente de la asociación y a quien satisface la definición del local de la calle de La Estación en la que tiene su sede Llerbastur como «un híbrido entre un coffeeshop holandés y una sociedad gastronómica vasca». «Queremos que sea un local de reunión, un espacio en el que tengamos nuestras actividades, en el que un socio pueda venir a tomarse una cerveza, más que un mero espacio para fumar», explica.
En esa línea, y aprovechando las habilidades de sus propios socios, el local ya ha acogido actuaciones musicales y humorísticas de miembros de Llerbastur, y se plantean otras posibilidades de acuerdo con los fines con los que la asociación fue aprobada y registrada por el Gobierno asturiano: entre otros, la difusión de prácticas saludables para el consumo de marihuana o de las diversas propiedades y aplicaciones de la planta.
Meana reconoce que este club aún es poco más que «una semilla que acaba de germinar», pero hasta el momento en que pudieron abrir sus puertas, tuvieron que hacer un largo recorrido para, entre otras cuestiones, analizar las posibilidades legales de su proyecto.
La asociación tiene espejo en el que mirarse: clubs similares funcionan en el País Vasco, Cataluña y Andalucía, y se basan en el hecho de que el consumo de marihuana o hachís no está penalizado, siempre que se haga en privado. Por tanto, nadie que no sea socio, que no esté al corriente de pago de los 10 euros mensuales de cuota, puede acceder al local. Es un espacio privado, tan privado como el dormitorio o el cuarto de baño de cualquiera de sus socios. Y como en cualquiera de esas estancias domésticas, los socios pueden hacer lo que les venga en gana: fumar, picar algo, tomarse un café o un refresco, charlar o jugar al mus. De hecho, el aspecto del local no dista mucho del que presentaba cuando estaba en activo como pub.
Entre 19 y 76 años
«Nos surgió la oportunidad de coger este local y nos lanzamos a ello», cuenta Meana acerca de las posibilidades que ofrece un punto de encuentro como ese a un colectivo variopinto: entre sus socios hay estudiantes, profesionales de todo tipo, jóvenes y jubilados... «La media de edad ronda los 35 años, pero hay socios de entre 19 y 76 años, como es mi caso», afirma el veterano fumador.
Pese a esa aparente diversidad en el colectivo, los requisitos para formar parte del mismo son claros. Entre los objetivos de Llerbastur no figura ningún tipo de proselitismo del consumo de sustancia alguna. Del mismo modo que una cofradía de amigos del vino no invita a la sociedad al alcoholismo, los amigos avilesinos de la marihuana no pretenden convencer a nadie de que se lleve un porro o un inhalador a los labios. «Quien quiera ser socio tiene que ser fumador habitual de marihuana», aclara Meana acerca de ese aspecto.
Es, pues, una asociación que responde a una realidad: la existencia de un estimable porcentaje de la sociedad que consume de forma habitual marihuana o hachís y que ha de hacerlo a escondidas, con temor a ser multada.
Ese aspecto, por ejemplo, fue resuelto medianamente por las autoridades holandesas autorizando los conocidos 'coffeeshops', establecimientos públicos en los que comprar y consumir 'yerba' legalmente. Se habría una fuente de ingresos por la vía de impuestos y un ahorro en medios técnicos empleados por las fuerzas de seguridad en la lucha contra el mercado negro que hasta ese momento surtía a los consumidores.
Alternativas
A falta de decisiones similares en el resto de Europa, han sido los propios consumidores los que han buscado los espacios de legalidad que les permite la normativa vigente para tratar de eludir en lo posible el recurso a un mercado negro y una clandestinidad indeseada.
En esa línea, aparecen asociaciones como Llerbastur, o Asgaya, esta última centrada en el cultivo de plantas de marihuana, opción que no descartan los miembros del club de la calle de La Estación para surtirse de cogollos que fumar.
«Es una posibilidad legal. Puedes cultivar tu propia planta, en un espacio cerrado, debidamente señalizado, alertando a las autoridades de lo que vas a hacer», explica Meana de una fórmula puesta en práctica por el colectivo Asgaya. Cada planta sería propiedad de uno de los socios del colectivo, sería para su propio consumo, nunca para comercializarla, «porque, lo que es delito, es venderla, ¿cómo va a ser delito sembrarla?».
Aplicar esa fórmula, le costó una redada y la perdida de una cosecha a la asociación Asgaya, pero finalmente salieron absueltos del delito contra la salud pública que se les imputaba, por lo que ahora ya pueden esperar 'tranquilos' a que sus plantas crezcan.
Y espejos como ese es en el que se miran en Llerbastur, donde aún estudian la fórmula con la que tratarán de conseguir vías legales y seguras con las que sus socios se puedan surtir de hierba o hachís, con todo el respeto a la legalidad que sea posible.





http://www.elcomercio.es/v/20120701/...-20120701.html