+ Responder Tema
Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 15 de 21

Tema: Experiencias mitológicas

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Experiencias mitológicas


    Me pareció verlo a lo lejos, entre la niebla...que va!...no puede ser.


    Me froté los ojos hasta que me empezaron a resquemar, los cerré
    para luego volver a
    abrirlos... Coño!!! seguía estando allí


    Pues tenía que hacer lo posible para seguirlo sin ser vista ¡¡¡Mira
    que es difícil dar con uno!!!¡¡¡Esto es suerte!!! no se si buena o
    mala pero suerte al fin y al cabo. tenía las escamas plateadas y le
    relucian al reflujo de la luna. Precioso...como te lo cuento


    -Ahhh!!! ¿¡¡¡Qué eres tonto!!!? ¿Qué es eso de que no te crees una palabra?
    Era tal y como te lo cuentan los abuelos, precioso.


    Me armé de valor y empecé a seguirlo escondida tras los árboles; no me
    estaba resultando nada fácil entre otras cosas porque estaba cagadina
    de miedo, sabía que si me veía sería el final.Sus movimientos eran
    ágiles y precisos.No reptaba como una serpiente pero tampoco volaba,
    únicamente movía sus alas cuando el sitio era estrecho y no le quedaba
    más remedio.Me movía tanto la curiosidad y las ganas de ver su tesoro,
    que el miedo quedaba camuflado bajo la impaciencia de llegar a su cueva.


    El silbido era insoportable, así que tenía que ser auténtico...de
    siempre había oído que era así, también sabía que el aliento le olía
    tremendamente mal aunque esperaba no tener ocasión para comprobarlo,
    pues lo siguiente sería mi muerte.


    El corazón me latía tan fuerte que sentí miedo de que escuchase sus
    latidos, pero actuaba con la superioridad del fuerte, del invencible...
    Estaba totalmente seguro de que nadie (ni animal ni persona) se atrevería
    a acercarse. Desde luego era de tontos hacer lo que yo estaba haciendo,
    pero me sentía hechizada. La niebla no era realmente niebla ya que parecía
    hacerse mas densa al acercársele...y un frío brrrr!!!


    El terreno se hacía cada vez mas abrupto e imaginé que ya estabamos
    llegando. Creo que no me equivoqué...de repente hizo un movimiento brusco
    un aspaviento extraño...todo el cielo se iluminó del color de sus escamas
    la tierra empezó a refulgir...y me cegué...me caí hacia atrás y las manos
    involuntáriamente taparon mis ojos. No se si el fulgor duraría mas de un
    segundo o dos pero las estrellitas que me impedían ver duraron al menos un
    minuto. Cuando al fin recuperé mi visión ya no estaba...


    Puto cuélebre!!!¡¡¡Donde coño se había metido?!!! No quedaba luz ni niebla
    ni frío ni nada. Por más que busqué y fue mucho no encontré cueva ni grieta
    ni nada que se le pareciese, ni un resquicio, todavía vuelvo de vez en cuando
    a explorar la zona, ya por pura cabezonería y no sé... no sé que pensar...
    me resisto a creer que la culpa fuese de la setas...porque estaba ahí...
    joder!!!¡¡¡Yo lo vi!!!






    Cuélebre
    Imágenes Adjuntadas

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  2. Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    aravan (06/11/2012), Dr.Rhino (22/07/2013), george_orwel (07/11/2012), Mundo_13 (07/11/2012), SONIDOMONO (11/11/2012)

  3. #2
    Fecha de Ingreso
    20 May, 09
    Ubicación
    Mu
    Mensajes
    1,400
    Gracias
    9,525
    5,933 gracias recibidas en 1,279 Posts
    Mencionado
    276 Mensaje(s)
    Etiquetado
    27 Tema(s)
    Citado
    357 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    Escribe más por favor, me ha gustado, tienes un talentillo ahí dormido que tienes que desarrollar, no puedes desperdiciarlo, deberias apuntarte a algún taller literario de escritura creativa, ese puede ser tu punto... Y no olvides leer, se escribe como se lee.


    Salud.
    - ¿Cuántos dedos ves aquí Winston?
    - Cuatro.
    - ¿Y si el partido te dijese que son cinco?


    .




  4. Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a Mundo_13 por este Post:

    aravan (07/11/2012), george_orwel (07/11/2012), SONIDOMONO (11/11/2012), traviata (07/11/2012)

  5. #3
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    Gracias mundito, te diría que eres un pero como eres un mundo...pues me sonrojo na más, me alegro de que te haya gustado


    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  6. Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    aravan (25/11/2012), Mundo_13 (07/11/2012), SONIDOMONO (11/11/2012)

  7. #4
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    Le habían dicho que no se alejase de casa pero era una cabezota y el
    agua del manantial se le había acabado. No estaba dispuesta a beber
    agua de otra parte, por lo menos hasta que naciese el bebé.

    Así que sacó una garrafa vacía del armario y pensó en la larga
    caminata que le quedaba por delante. Se puso sobre los hombros una
    chaqueta ligera. Hacía calor pero ya se sabe como es caminar entre
    bosquejos, quizá en las zonas sombrías hiciese un poco de fresco...

    Al cabo de un rato estaba agotada, el camino serpenteante, desigual,
    lleno de pequeñas piedras que se le clavaban en la suela, pero sobre
    todo la gran barriga que parecía pesar el doble que media hora antes.
    Empezó a sentirse mareada y algo revuelta,incluso pensó regresar a
    casa, ya estaba llegando a su destino y eso la animó a continuar.

    -Me sentaré a la orilla, beberé un poco y descansaré. Luego me sentiré
    mejor.

    En la orilla estaba sentada una muchacha rubia de largo pelo, parecía
    peinarse y al acercarse se dio cuenta de que era una belleza. Se saludaron
    y cuando procedía a sentarse cerquita de ella, de repente un pinchazo
    en la zona baja del vientre le obligó a doblarse. Lanzó un gemido lastimero
    y la muchacha se acercó, intentó tranquilizarla poniendole su mano sobre
    los hombros pero ya se había dado cuenta que estaba de parto.

    ¡Por suerte no estaba sola! Sin coche ni cobertura telefónica no había
    posibilidad de pedir ayuda. Entre las dos se apañaron para llegar a un
    lugar cómodo y muy amablemente, de forma tranquilizadora, la muchacha
    ayudó a Jimena a traer a su bebé al mundo. Lo enrolló en su chaqueta y
    cuando creía que iba a ponerlo en su regazo se lo arrebató dándole otro
    en su lugar. Feo, peludo...no parecía un niño, parecía una cría de animal.

    Le dijo las siguientes palabras:

    -Yo no puedo criarlo, cuídalo como si fuese tuyo. Cuando pasen dos años
    el 23 de junio, que venga tu marido a este mismo sitio. Solo entonces
    te devolveré a tu hijo, siempre y cuando el mío haya recibido todo tipo de
    cuidados.

    Dicho esto simplemente se fue... Inmediatamente supo que había tenido la
    mala suerte de cruzarse con una xana. Como buenamente pudo, ensangrentada,
    dolorida, asustada y con el corazón roto consiguió llegar a su casa.Todo el
    mundo la estaba buscando y todo el mundo creyó su historia.

    A los dos años exactos el animal se había convertido en un niño normal. Bonito
    y rubio como la xana. Llegó el momento del cambio y el nerviosismo se acrecentaba.
    Le dio a su pareja todos los consejos que se le ocurrieron. No la mires a los ojos,
    no te dejes hechizar... -Por favor ten cuidado. ¡Cambia un niño por otro y vuelve!

    A él le pareció que nunca se había hecho tan corto ese camino, mas que caminar
    volaba. Un canto de sirena le envovió... Una muchacha rubia, preciosa se peinaba
    en el manantial... Se olvidó de todo su cometido, solamente tenía ojos para ella...
    Estaba completamente hechizado.

    En ese mismo instante Jimena percibió su pérdida, sintió su viudedad, estuvo
    horas llorando amárgamente... De pronto, sintió el llanto de un niño en la habitación
    de al lado, ¡¡¡Su hijo!!! Lo apretó entre sus brazos y sus lágrimas pasaron de ser
    amargas a ser emotivas. Pudo besar por fin a su hijo.

    A pesar de dolor que sentía suspiró y pensó:

    - Lo siento Juan, pero el cambio mereció la pena.





    Xana
    Imágenes Adjuntadas

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  8. Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    aravan (08/11/2012), Mundo_13 (07/11/2012), SONIDOMONO (11/11/2012)

  9. #5
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    La temporada de pesca estaba siendo nefasta. A pesar de quedarse
    todos los días un par de horas más, no estaban llegando al resultado
    deseado. Lo lógico es que ante la escasez los precios estuviesen al
    alza pero la intrusión de la importación en el sector era una amenaza
    constante. Por eso a pesar del cambio metereológico que se olfateaba
    en el aire decidieron continuar trabajando. solo un poquito más...


    La tormenta se les echó encima de repente,la rapidez con la que llegó
    les impidió reaccionar. Les asustaron las nubes tan densas y negras que
    podrían cortarse a cuchillo.La mar se empezó a embravecer y rápidamente
    empezaron a recoger la cubierta.


    -¡Rápido, cojones!¡Qué la tenemos encima!
    -¡Cuidado que nos lleva los aperos!


    Empezaba a sentirse el nerviosismo entre los compañeros de batallas
    varias. Las olas pasaron de ser bravas a se virulentas. La pequeña embarcación
    oscilaba llegando incluso a ladearse hasta límites insospechados.


    Perdieron el control...la tormenta llegaba a su punto álgido y los cinco
    se apretujaban en la sala de máquinas.Los rayos hacían que la brújula se
    volviera loca y la emisora estaba completamente muda, ni emitía, ni recibía
    ...tampoco funcionaba el radar. Pronto se vieron perdidos, sin rumbo, total_
    mente a la deriva.


    No querían demostrar su vulnerabilidad, el miedo...¡¡¡Eran marinos!!!
    Tenían las manos, el cuerpo curtido como para saber luchar en todas las
    situaciones. Pero el panorama era desolador y todos lo sabían. Solo quedaba
    esperar que amainase. La negrura era tal a su alrededor y habían perdido
    hasta tal punto el control del barco que ni siquieran sabían si la mar les
    arrastraba hacia dentro o si al contrario los empujaba hacia la costa.


    Decidieron parar los motores y no forzar la máquina. Querían evitar averías
    innecesarias. De repente entre la negrura atisbaron una luz...parecía un faro...
    contaban entre segundos los destellos y se miraban entre ellos extrañados. No
    reconocían sus luces...no era ningúno que ellos considerasen cercano. No
    obstante se dejaron guíar; en semejante situación que más da un puerto que otro...


    Encendieron nuevamente los motores y despacio, sin forzar, fueron girando el barco
    hasta conseguir ponerlo en la dirección correcta. Les llevó su tiempo y por suerte
    eran experimentados en el oleaje cántabrico, de otra manera no lo hubiesen conseguido.
    Así, poco a poco, sin prisa y sin tenerlas todas consigo se iban acercando hacia
    aquella luz desconocida.


    Cuando faltaban todavía unas pocas millas apareció luciendo otro faro...¡Sí!
    Era completamente familiar, un suspiro de alivio resonó en la pequeña sala...la
    tormenta aunque aún no se la habían quitado de encima, empezaba a amainar.
    Viraron hacia el puerto correcto y miraron la extraña luz salvadora. Era un hombre
    moreno, cubierto el cuerpo de algas y una caracola por sombrero. Los ojos emanaban
    una luminosidad intensa y a la vez nada cegadora. Por fin consiguieron atracar.
    Las familias, que estaban preocupadas, sintieron un gran alivio al verlos a salvo.


    Al día siguiente se dieron cuenta de la gravedad de la tormenta. El barco contaba
    con múltiples destrozos y el patrón no tenía claro si podría sacar a flote a su
    pequeña familia marina.


    El seguro no cubría la totalidad del arreglo, el barco no quedaría con la seguridad
    suficiente. Hizo cálculos, pidió consejo, lloró a los bancos. Tuvo un fiel apoyo de
    sus compañeros que colaboraron dándole los pocos ahorros de que disponían.


    A los poco meses tenían la nueva embarcación... un poco mas pequeña que la anterior,
    pero elegante, la había mandado pintar de negro brillante y en letras grandes, blancas,
    propicias para que se vieran en la oscuridad, en agradecimiento al ser que meses atrás
    les había salvado la vida, su nombre: "Espumeru"


    Al hechar la vista al mar les pareció percibir un destello lejano y se sintieron
    tranquilos...ahora estaban completamente protegidos.



    Espumeru
    Imágenes Adjuntadas

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  10. Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    aravan (25/11/2012), Mundo_13 (10/11/2012), SONIDOMONO (11/11/2012)

  11. #6
    Fecha de Ingreso
    05 Oct, 08
    Ubicación
    London.
    Mensajes
    3,742
    Gracias
    23,024
    12,932 gracias recibidas en 3,052 Posts
    Mencionado
    472 Mensaje(s)
    Etiquetado
    96 Tema(s)
    Citado
    606 Mensaje(s)

    Red face Re: Experiencia mitológica



    Es mitología de tu zona, traviata?
    Adaptaciones tuyas de cuentos tradicionales?
    No había oido hablar de ellas...

    Sigue, por favor.

  12. Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a SONIDOMONO por este Post:

    Mundo_13 (17/11/2012), traviata (11/11/2012)

  13. #7
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    Es mitología asturiana, si. No sé por qué pensaba que aunque algunos no, cuélebres, xanas y trasgus eran conocidos por todos

    Prefiero leer la definición y empezar el cuento de cero, si hiciese una adaptación no sería del todo mío... y soy una egoistona, lo quiero "to pa mi"

    Me alegro que te hayan gustado, si la imaginación me lo permite subiré más.

    Gracias por leerme @SONIDOMONO

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  14. Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    Mundo_13 (17/11/2012), SONIDOMONO (18/02/2013)

  15. #8
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    ¡¡¡si, soy un trasgu!!! ¡¡¡Y qué!!! ¿¿¿Molesto??? ¡¡¡Te jodes!!!


    Si es que esa es mi finalidad, no lo puedo evitar, ni tan siquiera quiero portarme mal pero es que no se hacer otra cosa.
    Además son travesuras sin importancia y muchas veces la culpa es vuestra. Tenéis muchas cosas diminutas que al intentar
    cogerlas se cuelan por el agujero de mi mano y eso me indigna bastante. Vivo en vuestra casa y no me tenéis en cuenta.
    ¡¡¡No me hacéis ni caso!!!
    .
    Os oigo preguntar entre vosotros:


    -¿Que os apetece cenar?


    Grito:


    -POLLOOOOO!!!, uhm me encanta el pollo


    ...pero nada, vosotros a lo vuestro, pescado...buaj!!! ¡¡¡Qué asco!!! Pues ya está, me he enfadado y es entonces cuando se me
    hincha la vena...tenéis suerte de que soy chiquitillo y sólo puedo cargar con pequeños pesos porque si no...jajaja,
    os escondería el colchón ¡habría que veros la cara cuando tuvieseis que dormir sobre el somier. No mido mas que un par
    de palmos, pero me defiendo bien.



    Hay unos papeles que parecen importantes encima de la mesa del salón, pues lo siento por vosotros, pero mañana ya no estarán
    ahí... ¡Hala! ¡A buscar!. me divierto enormemente jugando a frío caliente, pero tampoco me hacéis ni caso...¿Será que no me oís?
    Yo os escucho alto y claro...ni tan siquiera sospechais de mi, si se trata de comida le hecháis la culpa al perro... el sí que me ve
    y le gusto, muchas noches viene a dormir conmigo al sofá del salón, me gusta, sobretodo las noches de invierno, porque da mucho calorcito.



    ¡Hala! ¿Y esa jarra de vino? igual me porto bien esta noche si me dejáis un poco...está tan rico. Mi nariz y la punta de mis orejas
    están rojas de las trancas que me pillo a veces. No bebo mucho pero tres o cuatro dedales son suficientes para quedarme
    dormido ... primero canto un poco, lo hago fatal pero bailo muy bien...el xiringüelu, el corri corri, el pericote... jajaja me está
    dando la risa, no deberíais haberme dado tanto. Ay! Que tropiezo.



    -¿Qué fue eso?
    -¿El qué?
    -Ese ruido, no lo has oido?
    -No he oido nada, la verdad.


    Shhhh!!!...¡Que me oyen! jajaja que borrachera tengo, no puedo ni con los pantalones, creo que esta noche los dejaré descansar,
    les perdono lo de la cena, pero no lo olvido...me deben una...mañana les escondo dos cosas...a ver déjame pensar



    -hrrrr...brrrr...frrrr...piffff


    El trasgu se ha dormido...schissst!!! ¡Silencio! dejadlo descansar que suele tener mal despertar...





    ​Trasgu
    Imágenes Adjuntadas
    Última edición por traviata; 11/11/2012 a las 13:34 PM

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  16. Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    aravan (25/11/2012), Mundo_13 (17/11/2012), SONIDOMONO (18/02/2013)

  17. #9
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    Tenía hambre y le vendría bien una ducha, pero lo que más necesitaba era descansar. Vio a lo lejos una granja próspera, inmensa...podía incluso oler, olfateando el aire, los aromas que desprendían sus sembrados, el olor entre nauseabundo y agradable de los animales. Al acercarse vio a una mujer que pulcramente vestida y peinada, con rollizas carnes alrededor de su cintura y un color sano en su piel, propio de la vida en el campo, tendía la ropa.


    Se aproximó al cercado y le hizo una seña para que se acercase. Ella le miró con un mal gesto y le dijo que no con la cabeza. Levantó entonces él su voz haciéndola sonar alta y clara, pero en la que se podía distinguir un toque de vergüenza y pidió algo de comida.


    -Lo siento, pero no puedo dar de comer a cada uno que se acerque hasta mi cercado -fue la respuesta de la mujer.


    -Trabajaré entonces para pagártelo, tengo buenas manos.


    -¿Buenas manos? Si apenas te mantienes en pie! ¡No me hagas reír! Más adelante, en el pueblo si te acercas a la iglesia, el cura te dará algo. Yo no puedo.


    En ese momento el viejo enfureció, levantó el brazo derecho, en el que llevaba una vara de avellano a modo de bastón y empezó a formarse a su alrededor una gran nube que lo envolvió subiéndolo a los cielos. Negra, densa, cargada de lluvia, empezó a descargar con toda su intensidad sobre la granja.


    La granjera tuvo miedo y corrió a esconderse en la casa. Los animales asustados corrieron en estampida destrozando todo lo que veían a su paso. La cosecha quedó arrasada y un rayo partió un roble que lindaba con la granja, cayendo sobre ella y destrozándole el tejado.


    La furia del viejo se fue calmando y la nube iba aclarando a la vez que recorría kilómetros en dirección norte. Cuando ya no tuvo fuerza para sostenerle, posó al anciano a un lado del camino. Se quedó allí tendido, agotado por el tremendo esfuerzo que acababa de hacer. Así se lo encontró una chica que iba de regreso a casa. Estaba flaca y llevaba la falda remendada; de sus zapatos mejor no hablar, parecían tener tantos años como ella. Le preguntó si se encontraba bien y lo ayudó a levantarse del suelo.


    El viejo le dijo que tenía hambre. Lo ayudó a caminar hasta que llegaron a su granja, pequeña y necesitada de arreglos. Por el camino le fue explicando que habían invertido en ella todos los ahorros pero que las cosechas eran escasas y que apenas tenían animales por falta de dinero para alimentarlos.


    Al llegar le dio un poco de sopa y le preparó una simple tortilla, le ofreció unas toallas para que se diese un baño y le propuso que pasase allí la noche y se fuese al día siguiente después de haber descansado. Llegó el marido tras un duro día de trabajo y le ofreció un vaso de vino que el anciano rechazó.


    A la mañana siguiente, descansado, con la ropa limpia y la barriga llena después de un buen desayuno, el anciano se fue. A la salida de la granja levantó su brazo derecho, una nube empezó a formarse alrededor de su bastón, Blanca, de algodón. Cuando tuvo la densidad y fuerza suficiente alzó al viejo a los cielos y descargó una fina lluvia que volvió a visitarlos regularmente hasta la recogida de la cosecha, que por primera vez en años, pero no la única, fue próspera. Año tras año la pareja fue dejando atrás la época de penuria.


    Por eso cuando a los granjeros les preguntas por el nuberu, te dan versiones tan dispares...mientras unos afirman que un viejo maldito otros aseguran que es un anciano adorable.





    Nuberu
    Imágenes Adjuntadas

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  18. Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    aravan (25/11/2012), Mundo_13 (17/11/2012), SONIDOMONO (18/02/2013)

  19. #10
    Fecha de Ingreso
    05 Feb, 08
    Ubicación
    la hoguera
    Mensajes
    8,024
    Gracias
    20,828
    19,271 gracias recibidas en 5,430 Posts
    Mencionado
    498 Mensaje(s)
    Etiquetado
    47 Tema(s)
    Citado
    1657 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    ¿onde tas, xana del alma,
    onde tas que nun te veu?
    buscote con muita calma
    por xixon ya por ovieu.



    si que le estas dando caña traviata, me molo mogollon el del cuelebre,

    salú

  20. El siguiente Usuario da las gracias a aravan por este Post:

    traviata (26/11/2012)

  21. #11
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    Cita Iniciado por aravan Ver Mensaje
    ¿onde tas, xana del alma,
    onde tas que nun te veu?
    buscote con muita calma
    por xixon ya por ovieu.



    si que le estas dando caña traviata, me molo mogollon el del cuelebre,

    salú



    Busca meyor por xixon
    que por ovieu nun voi
    que a mi gustenme les agues,
    cimavilla y rededor.

    Date calma si que pues
    ya vas a tardame en ver
    nun pienso asomar el focicu
    ta ver la foguera esparder.

    ufff que dificil me lo pones...no ves que no soy poeta?


    Me alegro que te hayan gustado


    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  22. El siguiente Usuario da las gracias a traviata por este Post:

    aravan (27/11/2012)

  23. #12
    Fecha de Ingreso
    05 Feb, 08
    Ubicación
    la hoguera
    Mensajes
    8,024
    Gracias
    20,828
    19,271 gracias recibidas en 5,430 Posts
    Mencionado
    498 Mensaje(s)
    Etiquetado
    47 Tema(s)
    Citado
    1657 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    Cita Iniciado por traviata Ver Mensaje


    Busca meyor por xixon
    que por ovieu nun voi
    que a mi gustenme les agues,
    cimavilla y rededor.

    Date calma si que pues
    ya vas a tardame en ver
    nun pienso asomar el focicu
    ta ver la foguera esparder.

    ufff que dificil me lo pones...no ves que no soy poeta?


    Me alegro que te hayan gustado



    traviata güei ta triste
    por dixala abandonada
    rigurosu lutu viste
    porque ta esconsoulada



  24. El siguiente Usuario da las gracias a aravan por este Post:

    traviata (30/11/2012)

  25. #13
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencia mitológica

    Cita Iniciado por aravan Ver Mensaje

    traviata güei ta triste
    por dixala abandonada
    rigurosu lutu viste
    porque ta esconsoulada



    De llutu? non home non...toi de folixa
    nun me siento abandonada
    pos toi bien acompañada
    fai un cutu de morrese
    por eso vistu d´escuru
    nestos casos hai qu´abrigase
    y si ties daquién cerca...por que non...
    meyor arimase


    ¡¡¡Qué mal pensau yes...!!!
    ¿o ye que tas aburríu?
    dexa l´aldega y baxa a xixón
    o toma un oruxu pal fríu...


    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  26. Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    aravan (01/12/2012), SONIDOMONO (18/02/2013)

  27. #14
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencias mitológicas


    Cada vez que estoy en el bosque y me coge el atardecer, cuando las sombras se vuelven largas y el sol se vuelve anaranjado, no se por qué, pero mi cabeza se pone en estado de alerta. Cada sonido por mínimo que sea hace que me paralice y me paro a observar todo el alrededor. Creo que es porque los animales cansados de corretear todo el día se van retirando a descansar. Entonces el silencio que te rodea se hace mucho más palpable y el sonido de las hojas al crujir bajo los pies se multiplica. Cuando en medio de ese silencio suena una pequeña rama al partirse o el canto del cuco, mi corazón se pone a cien.

    Me había despertado a mediodía y al asomarme a la ventana el sol lucía en lo alto. No me lo pensé dos veces, hice un par de bocadillos saqué una botella de agua de la nevera y otra del congelador. Una toalla, un libro y el mp3 fueron cayendo dentro de la mochila. Comprobé la presión de las ruedas de la bici y me dispuse a pasar el día trotando por el monte. Recién había llegado la primavera así que tenía una gana loca de ir a sitios que llevaba sin visitar desde mediados del otoño.

    Fue más duro de lo que recordaba, ya sabéis como es un monte, todo subir y subir. Los caminos estrechos y serpenteantes y era un día tremendamente caluroso. Fui quitando capas de ropa casi a cada paso. Las piernas me dolían y no paraba de repetirme que tenía que dejar de fumar. Hora y pico más tarde de lo que había calculado llegué a uno de mis sitios favoritos. Me tiré en la hierba y pasé de la toalla. ¡Que gusto volver a sentir la hierba bajo el cuerpo! Estaba muerta de hambre y no esperé un minuto más. El bocata me duró menos que un caramelo a la puerta de un colegio. Pasé un buen rato leyendo y a eso de las seis me puse música. Mis intenciones eran dar la vuelta hacia las siete calculando la llegada a casa hacia las ocho y media… no se bien en que momento me quedé dormida. En fin me desperté a eso de las nueve menos cuarto.

    Todavía era de día pero sabía que no duraría mucho. En cuanto miré el reloj empezó a atacarme el nervio. Se que voy a encontrarme lo mismo a la mañana que a media noche pero no lo puedo controlar. Subí en la bici y enfilé la ahora cuesta abajo como un cohete. No se me pudo ocurrir nada peor. Los caminos estaban llenos de piedrecillas arrastradas por la lluvia del invierno. Escuché el reventón y no pude controlar la bici. Fui de bruces contra el suelo. ¡Perfecto! No llegaría a casa hasta la media noche, las agujetas ya empezaban a asomar, tenía dolorido un hombro y una rodilla por la caída, empujaba la bici que se había quedado hecha un ocho y casi no tenía agua. Por suerte tenía todavía un bocadillo y agradecía haber llevado la chaqueta que tantas molestias me había dado en la subida.

    Al cabo de una hora ya estaba completamente oscuro. Los ruidos diurnos habían dejado paso a otros bien distintos. Una lechuza, algún que otro roedor, los árboles dándome advertencias y mi corazón que parecía hacer eco de tan alto que sonaba. Empecé a escuchar unos cánticos lejanos, muy tristes. Intentaba convencerme a mi misma de que era mi imaginación pero no dejaba de oírlos. Inexplicablemente en vez de seguir mi camino y alejarme de ese sonido que me estaba asustando tanto, me sorprendí escondiendo la bici entre unos arbustos y yendo en dirección a ellos. Había escuchado en alguna ocasión que había una secta por los alrededores y que se dedicaban a hacer excursiones periódicas y a practicar extraños rituales. Siempre había pensado que eran habladurías de pueblo pero si era cierto sería interesante ver que hacían. Lamenté no haber llevado el móvil para grabarlo todo.

    El sonido de los cantos se iba haciendo más fuerte y mi corazón cada vez se aceleraba más, pero la curiosidad era más fuerte que el miedo. Ví un resplandor a lo lejos. No eran luces de linternas, eran mas bien una luminiscencia que emanaba de abajo arriba. Las rodillas me temblaron. Paré y respiré hondo. Por un momento pensé en dar media vuelta pero había algo que me lo impedía, por lo tanto continué avanzando. Lo que vi me dejó helada. Era un grupo de diez o doce personas envueltas en una bruma espesa, luminosa, muy rara…nunca había visto nada igual. Estaba escondida entre árboles y arbustos e inconscientemente me tapaba la boca con las manos y había dejado de respirar por la nariz. Me daba la sensación de que así se oía menos mi respiración. Me estaba resultando más difícil controlar el corazón, pero con eso no podía hacer nada. Llevaban unas túnicas blancas, con capucha y a modo de linterna huesos convertidos en antorchas. El más adelantado de todos llevaba la túnica de color negro. Caminaban despacio, al compás de su propia música

    Supe quienes eran. Había oído hablar de ellos en multitud de ocasiones. Cuentos y leyendas de campamentos o de noches oscuras que normalmente se relatan alrededor de una hoguera. Nunca se me había pasado por la cabeza que pudieran ser reales. Pero viendo lo visto pues hice lo que había que hacer…o lo que creía que había que hacer. Dibuje un círculo en el suelo y me senté dentro de él, metí la cabeza entre las piernas y me acordé de mi vecino enfermo…lloré amargamente…supe que había llegado su hora y que a la mañana siguiente ya estaría muerto.


    Esperé en esa posición hasta que dejé de oír los cánticos, me parecieron horas pero imagino que serían diez o quince minutos. No me molesté en volver a por la bicicleta, seguiría en el mismo sitio al día siguiente. Llegué a casa hacía las tres de la mañana y no conseguí pegar ojo. A la mañana siguiente busqué una excusa para ir a casa de mis vecinos esperando que todo estuviese tal y como lo había dejado el día anterior, pero me encontré a mi vecina llorando esperando a que llegase la funeraria.


    Y es que…ya se sabe…No se puede hacer nada cuando llega la güestia.





    La güestia
    Imágenes Adjuntadas

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  28. Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    Mundo_13 (18/02/2013), SONIDOMONO (18/02/2013)

  29. #15
    Fecha de Ingreso
    12 Oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,256
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencias mitológicas

    Al caer el sol es la hora perfecta para ir al río a lavar la ropa, o al menos eso deben pensar les llavanderes. Cada día se juntan diez o doce y se encaminan a un recodo del río en el que el agua corre con fuerza. Son todas muy viejas y arrugadas, chiquititas, es indispensable tener esas cualidades para que te acepten entre ellas.

    No les gusta que nadie las vea así que suelen escoger una zona en que el río este oculto entre árboles. Es fácil escucharlas pero tremendamente difícil verlas. Van cargadas de enormes fardos de ropa de las casas colindantes y de trapos que a veces encuentran tirados en los caminos.

    Era una noche a mediados de julio. El calor llevaba apretando duramente desde unas semanas atrás. Estaban reunidas como de costumbre arrodilladas a la orilla del río, arremangadas y las manos dentro de las frías aguas, frota que te frota. Charlaban entre ellas cotilleando sobre la vida de sus vecinos. Un par de ellas cantaban deseosas de que el resto se uniese a sus cantos.

    Una de ellas paró repentinamente y miró hacia arriba. Olfateó. Su gesto alarmó al resto que inmediatamente la imitaron.

    - ¿Oleis?

    Todas se pusieron en estado de alarma pero al no notar ningún olor especial continuaron con su trabajo. De repente el viento cambio de trayectoria y todas sintieron ese olor. Quedaron inmóviles. Aterradas. Lo conocían de haberlo vivido otras veces. Madera quemada, piel de animal… destrucción. Sus cuerpos empezaron a moverse como si tuviesen cincuenta años menos. Sabían que cada segundo era crucial. Se dividieron en grupos de tres y se dispersaron. Al estar en una ladera boscosa con grandes árboles no veían el humo y era importante saber cual era el punto exacto en el que el fuego había empezado. En pocos minutos uno de los grupos dio la voz de alarma.

    - ¡Aquí! ¡aquí!. ¡Al oeste!
    - ¡Debemos subir un kilómetro y empezar desde alli!
    - ¡Rápido!

    Sus pequeños y arrugados cuerpos empezaron a moverse con velocidad, parecían volar. Decidieron desde la experiencia cual era el mejor punto para empezar a trabajar y se pusieron manos a la obra.

    Mientras tanto los bomberos y vecinos del lugar también se habían puesto manos a la obra. Pronto a los voluntarios les obligaron a abandonar. El calor era sofocante y se extendía rápidamente. La situación era propicia para la propagación de un fuego. Se oía el crepitar de las llamas más fuerte incluso que el sonido del helicóptero apagafuegos

    Les llavanderes cogieron ramas, piedras, algunas tan pesadas que tenían que hacerlo entre varias. Iban depositándolas en una parte del río, obligándolo así a desviar su curso. Un trabajo pesado y laborioso. No sentían cansancio, ni calor. No hablaban ni se dirigían unas a otras dándose órdenes. Su experiencia e intuición hacían que un trabajo tan duro pareciese liviano. Todas tenían claro los grados que debía desviarse el río y todas sabían en que punto preciso debían depositar su carga para obligarlo. Tras unas horas de trabajo lo consiguieron. Ningún humano lo hubiese conseguido con tanta rapidez. Se sentaron en el lecho del río ahora seco y descansaron.

    De repente los bomberos vieron llegar el torrente de agua. Suspiraron aliviados. No era la primera vez que habían recibido este tipo de ayuda y agradecieron que el fuego hubiese sido nocturno ya que de lo contrario no hubiesen estado sus viejas amigas. Consiguieron hacerse con el fuego y al rato se había apagado.

    Entonces empezó nuevamente el trabajo de les llavanderes. Solo cuando estuvieron completamente seguras del fin del fuego lo comenzaron. Ya sabéis. Lo mismo pero al revés. El río debía volver a su cauce y ellas desaparecer antes que nadie llegase. Solo al acabar pudieron ir a descansar.


    Les llavanderes tienen dos vertientes. La buena y la mala. En esta última se dice que si te las tropiezas y te niegas a ayudarlas o les miras a la cara te ahogan en el río. Como casi todos los seres de la mitología asturiana son unos pequeños hijos de puta me decanté por la vertiente buena porque no me gusta que en cada relato a partir de ahora tenga que morir alguien.

    Espero os guste





    Les llavanderes
    Imágenes Adjuntadas

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  30. El siguiente Usuario da las gracias a traviata por este Post:

    Kratu (21/07/2013)

+ Responder Tema
Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Usuarios Etiquetados

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes