+ Responder Tema
Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 16 al 21 de 21

Tema: Experiencias mitológicas

  1. #16
    Fecha de Ingreso
    12 oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,260
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencias mitológicas

    Hay fechas en las que irremediablemente todos tus sentidos vuelan hacia atrás, en dirección contraria al tiempo, y vuelves a encontrarte allí,
    en medio del caos. No importa tener los ojos abiertos o cerrados, intentar cambiar de pensamientos o entretenerte con cualquier pasatiempo.
    Hagas lo que hagas, intentes lo que intentes, quedas en off, no eres dueño de tu mente y lo revives todo.

    Ayer fue uno de esos días en los que tocó revivir, como en el día de la marmota la noche del horror, el fin de una vida y a su vez el cambio interior
    en la vida de muchos otros, de los que quedamos aquí.

    Llevo más de dos décadas siendo cobarde, manteniéndome al margen, evitando ir a lugares en los que no me atrevo ni a poner el pie. hay trocitos
    de mapa que desaparecieron para siempre bajo mis pies. Hay personas a las que quiero que se quedaron atrás, a las que no tuve el valor suficiente
    de tener enfrente, por no volver a verte. Por no verte en sus miradas, en sus sonrisas, en su pelo... me puse una coraza alrededor. Pensé inconscientemente
    que era la mejor manera.

    Me engañaba. Me estuve engañando durante años. Fui cobarde y cuanto mas tiempo pasaba mas difícil resultaba dar ese paso.
    Pero ya no. Se acabó. Llegó el momento de dar el paso y dejarme ver. Me costó un buen rato atreverme a entrar. Mereció la pena

    - Como tú por aquí en esta fecha tan señalada? Es casualidad ?
    -No. No lo es
    -Te costó trabajo entrar, eh?

    Solo pude asentir con la cabeza.

    -Ven.

    Y un abrazo. Un abrazo rico como una risa en el verano. Sincero. Como si no hubiésemos dejado de vernos desde hace tantos años.
    Sabes una cosa? Tu hermano tiene tus mismos ojos y tu misma sonrisa. Tu misma fuerza. Volveré a verlo te lo prometo. Los veré a todos y
    conseguiré mirar hacia atrás con una sonrisa.
    Y ya está. Por fin consigo desahogar. Por fin estoy en paz.




    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  2. Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    aravan (17/09/2016), Don Gato (23/09/2016)

  3. #17
    Fecha de Ingreso
    27 feb, 10
    Ubicación
    Pan
    Mensajes
    1,446
    Gracias
    1,997
    2,645 gracias recibidas en 1,145 Posts
    Mencionado
    66 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    616 Mensaje(s)

    Re: Experiencias mitológicas

    Mitología càntabro-astur!!! O astur-càntabra? Jeje
    Aquí es el cúlebre y la Anjana, por ejemplo, y unas cuantas variantes màs de entidades que iràs sacando. Cuando agotes los propios y los comunes échale un ojo a los exclusivos de la tierruca, como el Ojàncanu. También se sabe de algún Dios ignoto, como el misterioso Erudino.
    Un placer leer transmisión de tradiciones

    Un saludo desde el Norte
    Non semel quaedam sacra traduntur:
    Eleusin servat, quod ostendat revisentibus.

  4. El siguiente Usuario da las gracias a monguillo por este Post:

    traviata (07/10/2016)

  5. #18
    Fecha de Ingreso
    12 oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,260
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencias mitológicas

    Había madrugado muchísimo. Estaba en pie mucho antes del primer disparo. Olfateaba el aire en un sentido y en otro intentando averiguar por donde empezarían esta vez. La temporada de caza era la más estresante para él.

    Normalmente el bosque era un sitio tranquilo. Soledad y algún excursionista que otro alterando la paz. Pero en la temporada de caza todo cambiaba. Los animales oliendo el peligro corrían asustados de un sitio a otro buscando un refugio seguro. Su deber era mantenerla calma y proteger todo su entorno.

    Hacía un poco de frío pero su cuerpo, mitad carnero mitad humano, toleraba bien la temperatura. Esta vez su olfato dio con la dirección correcta. Empezó a caminar sigilosamente y en poco tiempo al olor se unió el sonido inconfundible de los cazadores. Se puso en dirección contraria al viento para que a los perros les resultase imposible olfatear su rastro. Se escondió entre los árboles y acechó pacientemente hasta que los tuvo a la vista.

    Solo cuando los tuvo a todos bien controlados salió de su escondrijo. Su figura, su aspecto fornido, la seguridadde sus movimientos, hizo que los perros huyeran despavoridos en dirección contraria al busgosu. Los cazadores tuvieron un ataque de pánico. No fueron capaces ni de efectuar un disparo en su contra. Eso el hombre carnero lo sabía bien. A lo largo de los años nunca le habían disparado. Empezó la carrera tal y como lo había planeado. Los fue acorralando y llevando a hacia los acantilados. Era fácil hacerlos correr en la dirección correcta.

    Ya empezaba a sentirse la brisa marina. Se estaban acercando al sitio previsto. También los cazadores se daban cuenta de que se estaban acorralados. Estaban exhaustos, no tenían capacidad de pensar, ni de reaccionar. Por supuesto que habían oído a lo largo de los años hablar del busgosu, pero siempre habían supuesto que eran leyendas de lugareños. Ahora lo tenían frente a frente y sabían cual sería su final. Uno a uno fue cayendo por el acantilado. Cada grito desgarrado hacía que busgosu se inflase más y más de felicidad. Al sonido del último estaba eufórico.

    Volvía para su cueva cuando me vio con la mochila a la espalda. Parece ser que me conocía bien. Soy de un sitio cercano y suelo pasear de buena mañana por allí. Normalmente se conformaba con observarme y olfatearme. –Eso me contó más tarde- Pero esa mañana estaba verdaderamente excitado. Los acontecimientos tempranos, el placer de su correcta actuación le tenían un poco alterados sus sentidos. Por eso no pudo controlarse y salió de su escondite. Me quedé paralizada. En décimas de segundos eché a correr. Creo que batí un record olímpico. No sabía que eso era lo que justamente él, quería que hiciera. Dirigió mis pasos a su antojo hasta que cumplió con su objetivo.

    Y aquí estoy. Oculta en su cueva. Esperando a que alguien venga a rescatarme. Custodiada por el hombre carnero. Embriagada por su presencia. Sin ser del todo yo.





    El busgosu

    Imágenes Adjuntadas

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  6. Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a traviata por este Post:

    aravan (10/05/2017), Don Gato (27/10/2016)

  7. #19
    Fecha de Ingreso
    12 oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,260
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencias mitológicas

    Puñetera primavera

    Capítulo uno.

    Perséfone vivía de puta madre, en un mundo, con cero preocupaciones para ella. De eso se encargaban sus padres, Zeus y Deméter. Ya sabemos todos lo que es nacer en una buena familia (con poder, pasta, más y más poder, más y más pasta…) Hija de dos Dioses ¡¡¡Quién tuviese esa suerte!!! ) La envidio un poco la verdad…

    Zeus era un Dios de larga barba y espesa cabellera. Todo su pelo lucía de un blanco reluciente, que, junto a sus ojos azules, realzaba tremendamente su bronceada piel. Tenía un cuerpo perfecto; (podría ser el mes de mayo en el calendario de los bomberos, porque madre mía, rico como un queso está el tío)

    Claramente, tonto no era (Dios de Dioses) y se aprovechaba de su porte y su popularidad para cepillarse a todo bicho viviente. Se ha casado muchicientas veces y ha sido infiel a sus mujeres cada vez que le ha dado la gana. Por suerte para él no tenía prejuicios y lo mismo le daba a la carne que al pescao. Le gustaban jovenzuelos al jodío... (como a mí...) . El caso es que lo sabía todo el mundo pero nadie decía ni mú... ¡A ver quien coño se atreve a criticar a un jefe que puede fulminarte sin moverse del trono! . De oro el trono, eh? Que se note que donde hay, se gasta.

    Sin embargo Deméter estaba más paliducha. Su pelo tiraba a rojizo, aunque no tardarían en salirle canas de tanto aguantar los cuernos del susodicho. Era amable y solía estar sonriendo, que... es de buena Diosa parecer siempre dichosa .

    En cuestión de amores tampoco le fue mal a la tía. Ya va casándose un mínimo de tres veces y para tener un montón de hijos tenía un cuerpo de puta madre..

    Volvamos a Perséfone que es la que me interesa. Era hermosísima la jodía (hay que ver la suerte que tienen algunas). Pelo rojo y piel pálida como su madre. Curvas perfectas . Le encantaban las flores y a eso dedicaba su tiempo. A reunirse con sus amigas y hacer ramos de flores de todos los colores. Dicen que era lo que más le gustaba,( aunque yo ahí discrepo un poco, la verdad. Su única mala suerte fue nacer en una época en la que ocio había poco. Ni tele, ni chiringuitos, ni selfies ni ná, así que nos fiaremos de que era guapísima por habladurías, porque imágenes cero.)

    Vivían en un templo rodeado de columnas de mármol, que además de dar mucho glamour son lo mejor para jugar al escondite. A los constructores de la época les encantaban las columnas.¡Una cosa loca, oye! . Fueses donde fueses veías columnas. (A veces las dejaban tiradas por los suelos que lo tengo visto yo en imágenes ). Cerca de cuatrocientos metros cuadrados, de lo que se deduce que no lo limpiaban ellos. Menudo casoplón.

    Rodeados de naturaleza y en el mismo centro de Grecia. Los vecinos alejados para mantener la intimidad.

    Un día de la primavera constante en la que vivían, provocada por ella por otra parte, ya que era Diosa de la primavera… y aquí volvemos a la suerte de la familia, que a mí me dijo mi padre:

    _ A currar bonita (que no hermosa y visto desde ojos de padre) que no voy a mantener vagos

    ¡Y hala! A un curro de mierda, por cuatro duros el resto de mi vida.

    A ella le dijeron los suyos:

    _Hijita, hermosa, te vamos a hacer Diosa de la primavera que así gustarás a todo el mundo…

    Y la niña a vivir del cuento. Aunque se aburría un poco. Adolescente y haciendo ramos de flores todo el puñetero día, pues vaya mierda de adolescencia que estaba viviendo la chiquilla.

    Un día Hades salió del inframundo a probar su nueva moto y la vio desde lejos. ¡¡Flipó!! La observó un rato y se dijo a si mismo:

    _La virgencita pa mí. Vamos, vamos que nos vamos…

    A ver, voy a ser sincera... Hades no era tan guapo como los otros. No era feo, eh? Eso tampoco. Pero llevaba una vida de excesos que le habían estropeado un poco (es el precio que se paga por se Dios del inframundo). Bebía mucho, dormía poco... En fin, mucha fiesta y poca comida sana. Pero era claramente irresistible. Se las llevaba a todas de calle. Tenía ese puntito macarra que nos gusta tanto a las mujeres.

    Moreno, ojos oscuros, cosa que no abundaba mucho en aquella época, buena verborrea y una motaza que remataba totalmente el conjunto.

    Negra, motor grande y potente, de 2 cilindros en línea, centro de gravedad bajo. Robusta, con llantas de aluminio con radio, protección del motor integrada, 1200cc.

    Se acercó un poquito a ella y cuando estaba seguro a estar bien a la vista, metió barriga, medio peinó la barba (no mucho, lo justo para darle un toquecito sexy) y aceleró la motaca en vacío.

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  8. El siguiente Usuario da las gracias a traviata por este Post:

    aravan (06/05/2017)

  9. #20
    Fecha de Ingreso
    12 oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,260
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencias mitológicas

    Capítulo 2.

    Ella levantó la vista y alucinó con la estampa. Acostumbrada a estar con niñas ñoñas todo el día y de repente un morenazo, pues imaginaos… el chochito hecho gaseosa. (Si es que a Hades no le hizo falta ni convencerla.)

    Paró la moto a su lado y le dijo:
    - ¿Una cervecita?
    A lo que ella contestó:
    - What the fuck?!!!

    - Anda sube, que te va a encantar.

    Ella miró a los lados, hacia atrás, no se vio vigilada por nadie y no se lo pensó dos veces. Subió a la moto y él rápidamente la llevó al inframundo.

    Perséfone alucinaba con cada cosa que veía. Era un mundo completamente distinto al que ella conocía. Garitos por todas partes, mujeres semidesnudas, hombres de escándalo, música, fiesta, bebida, oscuridad …

    Hades escogió un local bastante tranquilo. Dejó la moto aparcada a la puerta y la invitó a pasar.
    Era un sitio bastante acogedor, de esos a los que nada más entras tienes la certeza de que vas a volver. A media luz, música no muy alta, una mezcla entre rock y country que invitaba a al cuerpo a dejarse llevar por su sonido. Los clientes parecían haber nacido para estar allí.

    Pidió dos cervezas y le ofreció una a Perséfone. La chica miró el brebaje y frunció un poco el entrecejo.

    - Pero … qué coño es esto. – Metió la puntita de la lengua en la jarra y arrastró con ella la espuma. – Ufff, que cosas más raras beben aquí, es como chupar espuma de jabón.

    Hades, la observaba divertido. Mientras ella continuaba con la cata. Tras pensárselo dos veces, se decidió a dar un pequeño trago.

    - Aggg… está amargo. – fue su primer pensamiento. - Uhmmm… pero que fresquita. – Se decidió a dar un segundo trago y un tercero… y cuanto más bebía más le gustaba el brebaje.

    La acabó y pidió otra. Llegó un momento que Hades tuvo que decirle que frenase un poco. Que más despacio. A ella le daba la risa tonta y empezaba a bailar sin preocuparse de quien la pudiese estar mirando. Él la miraba embelesado y pensaba en la manera de llevarla a su casa. Incluso ensayó en su cabeza un par de diálogos absurdos, pero ninguno le parecía lo suficientemente bueno. (con lo fácil que es hablar claro).

    Mientras más la miraba, más le gustaba la muchacha. La observaba en su danza y no podía quitar la mirada de los pezones que se marcaban por debajo de la túnica. Se imaginó a si mismo mordisqueándolos y se le puso tremendamente dura. Tenía que cogerla y llevársela de allí. Se acercó por detrás y la rodeó con sus brazos. Ella sintió un bulto duro pegado a la parte baja de su espalda. Sin saber muy bien por qué se sintió excitada (no sabía nada de sexo, pero a ver… de pasar de no saber nada a querer aprenderlo todo, un solo segundo es suficiente).

    Se dio la vuelta y le dijo:

    - Vámonos! ¡Llévame a tu casa!

    En ese momento Hades no fue consciente de haber caído en el poder de manipulación de la Diosa primavera. Más adelante ya tendría constancia.

    La moto más que correr volaba por el inframundo. Él repasaba mentalmente si había dejado su casa medianamente presentable. Le importaba una mierda realmente. Lo único que quería era desnudar a la virgencita y hacerla suya. Así ya no tendría escapatoria. La convertiría en su esposa. No tardaron mucho en llegar a su casa de soltero. Su palacete, mas bien.

    Cancerbero que dormía a la puerta abrió con cara de fastidio un ojo de cada una de sus tres cabezas. Era el perro de hades. Una fiera enorme con tres cabezas y los ojos de color rojo de los que salían chispas de fuego. Tenía fuertes mandíbulas y poderosos colmillos. Remataba el conjunto su cola con forma de serpiente. Vigilaba normalmente las puertas del inframundo para que no se colase nadie, pero cuando no estaba su dueño en casa aprovechaba para vaguear todo lo posible.






    Última edición por traviata; 13/05/2017 a las 12:44

    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  10. #21
    Fecha de Ingreso
    12 oct, 08
    Ubicación
    En el paraiso
    Mensajes
    794
    Gracias
    2,260
    2,506 gracias recibidas en 822 Posts
    Mencionado
    24 Mensaje(s)
    Etiquetado
    3 Tema(s)
    Citado
    165 Mensaje(s)

    Re: Experiencias mitológicas

    Capítulo 3.


    La casa de Hades, nada tenía que ver con la casa de Perséfone. A pesar de ser similares en cuanto a espacio, tenía una decoración mucho más informal. Se encontraba sumida en el entorno neblinoso y sombrío que cubría el inframundo. Suplía la falta de iluminación natural con multitud de antorchas de gas que emitían una
    luz azulada, entremezcladas de otras empapadas de brea que daban calor a la estancia.

    En las habitaciones abundaban los cojines, lo que denotaba que buscaba la comodidad de las abundantes conquistas que paseaba por allí. Ella miraba cada rincón con atención, buscando el sitio perfecto para perder su virginidad. Sentía interiormente una mezcla entre nerviosismo e impaciencia. Él podía percibir sus nervios y se alimentaba de ellos. Eso le hacía ir despacio hacia su objetivo.

    Chasqueó los dedos y empezó a sonar una música suave y melosa. La abrazó y acercó su boca a la suya. Ella se dejó llevar. Le quitó despacio la túnica sin parar de besarla. Empezó a recorrer con las manos su cuerpo poco a poco; sin prisa. Paró en sus pechos y le pellizcó suavemente los pezones. Percibió en ese momento como su nerviosismo iba dejando a paso a la excitación. Por primera vez en su vida se sintió humedecer. La humedad fue en aumento, cuando la mano de él rebasaba el ombligo directa hacia su clítoris. Instintivamente separó las piernas y le dejó hacer.

    Tímidamente ella empezó a acariciarlo también. Se sorprendió de lo distinto que era el cuerpo de un hombre al compararlo con el de una mujer. Se encontró con el miembro de Hades y se dio cuenta que no sabía muy bien de qué manera tenía que hacer. Él empezó a recorrerle el cuerpo con la lengua. Le besó las tetas, le mordisqueó con ansia los pezones. Continuó bajando hasta su pubis y sumergió la cabeza entre sus piernas. Le metió el dedo mientras le lamía el clítoris y cuando creyó que el estado de excitación era máximo se puso encima de ella y la penetró.

    Perséfone sintió un dolor punzante cuando la polla entró en su cuerpo. Por un momento se sintió confusa y asustada, pero se le pasó al darse cuenta que el dolor había desaparecido. Él empezó a moverse rítmicamente. Al principio despacio, con cuidado de no hacerle daño. Al sentir que la respiración de Perséfone respondía al ritmo de sus movimientos, empezó a moverse más rápido. De vez en cuando un empujón era más fuerte que los anteriores y a ella en esos momentos se le escapaban gemidos de placer.

    Quiso experimentar la sensación de ponerse encima. Ya sin ningún pudor se la cogió con una mano para guiarla y que entrase a la primera. Se movió. Lo hizo a diferentes ritmos,de distintas maneras. Fue descubriendo que era lo que más le gustaba. Sintió un estallido de placer.

    Él, por momentos, sentía que no iba a aguantar mucho más. Pero se resistía, quería retener el placer el máximo posible. Cuando ella en un movimiento la sacó de su cuerpo, se sintió por un momento desconcertado, pero al percibir que su boca se iba aproximando a su pubis la polla se le puso aún todavía más dura. La cogió con una mano y empezó a recorrerle el pene con la lengua. No tenía muy claro como lo tenía que hacer, pero le pareció que no iba por mal camino. Mientras que movía la mano arriba y abajo, se la iba lamiendo.

    Finalmente se decidió y la metió casi completamente en su boca. Los movimientos de ella se acompasaron rítmicamente a los de él, que completamente excitado eyaculó sin poder contenerse. Estuvieron en silencio, semiabrazados un rato y él lamentó que todavía no se hubiesen inventado los cigarrillos.

    Fue en ese momento cuando ella quedó atada para siempre al inframundo.



    Nadie debe ponerle rejas al espíritu humano



    Y nadie debe resignarse a que se las pongan


  11. El siguiente Usuario da las gracias a traviata por este Post:

    aravan (07/07/2017)

+ Responder Tema
Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Usuarios Etiquetados

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes