+ Responder Tema
Resultados 1 al 15 de 15

Tema: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    29 Nov, 01
    Ubicación
    Madrid, España
    Mensajes
    11,170
    Gracias
    3,226
    13,258 gracias recibidas en 2,978 Posts
    Mencionado
    87 Mensaje(s)
    Etiquetado
    58 Tema(s)
    Citado
    389 Mensaje(s)

    Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura


    Isidro López y Carlos Prieto
    Ladinamo


    En el mito de la transición que todo conocemos, la Movida madrileña hace las veces de remate estético de una Transición “modélica”. En cambio, se suele olvidar que unos años antes, en Barcelona, existió un movimiento que verdaderamente planteó una ruptura tanto con el progresismo aburrido cuanto con cuarenta años de miserable cultura oficial. La contracultura barcelonesa fue el primer intento de construir un underground después de la Guerra Civil. La música de Pau Riba y Sisa, los cómics de Nazario o los macrofestivales de Canet fueron algunas de las expresiones mas visibles de un movimiento que se difundía en pequeñas publicaciones como Star, Ajoblanco o Disco Express.


    Al final de la Rambla
    La España post-autárquica de principios de los años sesenta presentaba unas perspectivas miserables para cualquier joven; el aburrido triunvirato clásico cásate-trabaja-procrea parecía una norma de hierro para aquellos (pocos) que empezaban a preocuparse por alguna cosa más que encontrar algo de comer. En este estado de desencanto de los chavales de clase media, aparecen los planes de desarrollo, el turismo, el consumo a la americana y, con él, la primera oleada de mercancías culturales específicamente destinadas a la juventud.

    Pau Malvido, en sus artículos de los setenta para la revista Star, recopilados recientemente en el libro Nosotros los malditos (Anagrama, 2004), es quien mejor ha contado la génesis de la contracultura en Barcelona. A principios de los sesenta, “la Universidad empezaba a moverse un poco y en Asturias los mineros hacían las huelgas más importantes desde el 39. Las salas de baile que habían estado controladas por la Falange (al acabar sonaba el himno nacional) empezaban a convertirse en dancings primero y en boîtes y discotheques después. Es en ese momento de cierta presión modernizadora cuando la gente ye-yé puede reunirse en masa por primera vez”. En Barcelona, esta vuelta a la vida, mitad política mitad pop, se vio favorecida por ciertas características de la ciudad: “Barcelona por tener puerto de mar, colonias gitanas, barrio chino y legionarios en el norte de África, tiene una larga historia de grifa, de ‘caramelitos’ de ‘gloria’ a cinco duros”.

    Los escasos garitos en los que se fumaba grifa sirvieron de lugar de encuentro de jóvenes de diferentes sectores sociales –porreros, gente procedentes de las bandas de barrio, rockeros, izquierdistas, estudiantes o “chavas” (hijos de andaluces inmigrados)– que por fin encontraban algo en común de lo que poder hablar. El primer hippismo empezaba a asomar la cabeza.

    Este primer acercamiento de los universitarios izquierdistas a los ambientes marginales facilitó que la nueva cultura de la protesta estudiantil americana (con su reivindicación de lo popular y lo espontáneo) ganara peso frente a una concepción más deliberadamente “intelectual” (cine clubs y sesudos cantautores franceses) de la cultura de izquierdas. En palabras de Malvido, “los jipis y compañía habían recibido la moda yanqui e inglesa como su derecho a ser diferentes”.

    En opinión de Lluis Fernández, otra de las personas que colaboraron activamente en la prensa contracultural de la época, lo que se produjo durante esos años fue un “cambio de intereses de una generación políticamente antifranquista a otra en donde los valores subculturales y cierta adscripción anarquista, facción ‘pasota’, reivindicaba las drogas, la libertad sexual y los movimientos de liberación gay como emblemas generacionales opuestos al conservadurismo de derechas y de izquierdas”.




    Los años del desmadre

    En España la sociedad de consumo llegaba poco a poco y los palos llegaban muy deprisa y en grandes cantidades: “En el primer concierto hippie de Barcelona –cuenta Malvido– la policía apalizó al público: era un enemigo difícilmente etiquetable, pero enemigo a fin de cuentas, de las normas sociales establecidas”.

    Cuantos más estudiantes se apuntaban al hippismo más aumentaban los palos, entre otras cosas porque, a partir de 1971, como explica Malvido, “la familia Manson fue tomada como pretexto para desencadenar una campaña antihippie en todo el mundo. En el diario ABC de Madrid se denunciaba la presencia de indeseables drogadictos, violadores de menores nudistas en las playas baleáricas”. Tampoco ayudó a contener esta ola represiva la falta de discreción de los chavales: “Si la primera promoción jipi había heredado los usos y costumbres de la clandestinidad y la prudencia de su anterior militancia política […], la segunda se lanzó de buenas a primeras al jipismo: el típico jipi descarado de la Plaza del Rey, sentado fumándose porros, pasándolos a desconocidos compañeros, o las concentraciones de ‘tripantes’ en masa de las Ramblas en medio de la mayor confusión propia y extraña”.


    Se acabó la diversión, llegó el consenso y mandó parar

    La euforia se desató tras la muerte del Caudillo en 1975. El posterior vacío de poder hizo que se incrementara la sensación de que se estaba al borde de una ruptura brutal, y desde las filas de la contracultura se produjo un progresivo acercamiento hacia de las posiciones políticas de la CNT (o, si se prefiere, un alejamiento del pactismo de los partidos políticos de izquierda). Como ha contado a LDNM el escritor David Castillo, autor de dos novelas, El cielo del infierno y Sin mirar atrás, cuyos protagonistas vivieron de cerca esos años, “resultaba curiosa la simbiosis entre gentes de la contracultura con los libertarios, desde las experiencias en la cárcel hasta en las grandes fiestas del momento como las Jornadas Libertarias de 1977, organizadas conjuntamente por la CNT y la revista Ajoblanco”. Estas masivas jornadas fueron, junto a las manifestaciones del 1 y el 8 de febrero de 1976 por las calles de Barcelona, algunos de los momentos álgidos del periodo. Pero entonces los grandes partidos de la izquierda pactaron los límites de la democracia con los herederos del franquismo. Algunos vieron venir lo que se avecinaba:

    “Quizás se acuerden del loco verano pasado, de las increíbles Jornadas Libertarias, del espectáculo ramblero de cada noche, y hayan decidido que no se vuelva a repetir. En estos momentos la espontaneidad asusta, asusta porque en un proceso como el que está viviendo este país es muy fácil dar un paso más allá de lo que los mandarines otorgan, y esto es lo que no van a dejar que suceda, porque si lo permitieran, todo el tinglado que se están montando se les vendría abajo. Eso es lo que ahora llaman ‘consenso’”. (Disco Expres, agosto de 1978)

    El liquidacionismo de la izquierda institucional tuvo su recompensa: los izquierdistas moderados ya podían formar parte de derecho del nuevo orden. Entre los que no se subieron al carro existe la creencia generalizada de que este panorama de ascenso social fue más efectivo para desmantelar el tejido social y artístico de la contracultura que veinte años de represión. En opinión de Lluís Fernández, “los intereses políticos, culturales y artísticos dejaron de ser comunes. Ni los nacionalistas, ni la izquierda, ni siquiera los representantes de la modernidad, estaban dispuestos a dejar que las cosas siguieran aquel accidentado curso. Al mismo tiempo, lo que en apariencia era un grupo unido por intereses comunes se destapó como una serie de individuos adscritos a grupos políticos con deseos totalmente homologables con los que ocuparon el poder”. Según el cantante de rock Oriol Tranvía, “los partidarios de la reforma o transición fueron copando los sitios de salida y los demás nos quedamos sin dorsal. Lo primero que se agotó fue la utopía, luego llegó la renuncia y ya estamos en el olvido. ¡Dios, qué salto! Del sexo, drogas y rock and roll al máster en Estados Unidos...”.

    Como nos recuerda David Castillo, al que “espontáneamente” no salía corriendo se le daba un empujoncito con las (entonces) nuevas tácticas democráticas para enviar la idea de revolución a las catacumbas: “El Estado no estaba dispuesto a asumir cosas que no controlaba. Se acojonaron con lo que pasó durante 1976 y especialmente en 1977. A principios de 1978 prepararon diferentes montajes policiales, entre ellos el Caso Scala –incendio en una sala de espectáculos con cuatro muertos– y masacraron los sindicatos de la CNT con una vergonzosa campaña de prensa en la que intervinieron los principales medios de comunicación del momento. La entrada masiva de la heroína hizo el resto”.




    “Pequeñoburgueses pasotas y drogadictos seríamos para la izquierda (comunistas o socialistas); basura, anarquistas rayando en terroristas, para la derecha”.

    - Nazario



    “La política ya estaba llena de alpinistas expertos en la clandestinidad. No hay que olvidar que el PP reunió en un solo gobierno hasta cuatro ministros que había militado en organizaciones comunistas durante la clandestinidad. Eso lo explica todo”.

    - David Castillo



    “Luego vendrían unos años en los que esa época se pretenderá ignorar, ocultar, soslayar, saltar por encima, minimizar o lo que sería peor, maquillar o tergiversar recordándola simplemente como unos años de jipismo, psicodelia o pasotismo".

    - Nazario


    Cómo ser hippie y macarra a la vez

    En un capítulo de la serie de televisión Cuéntame como pasó, poderoso formador del imaginario colectivo sobre el tardofranquismo, la hija de los Alcántara huye a Ibiza con su novio hippie. Cuando sus padres viajan a la isla en busca de la hija descarriada descubren con horror que ésta se dedica a… vender sandalias y artesanía en la calle. Esta apoteosis del tópico, como explica Pau Malvido, es todo un clásico autóctono: “El Festival de Granollers de 1971 fue el primer gran festival al aire libre. Recuerdo que la gente de las afueras de Granollers, ya casi en pleno campo, miraba sorprendida la larga e interminable fila de extraños personajes que desfilaban hacia el rudimentario campo de deportes que había sido escogido como lugar. Los naturales del lugar comentaban: "Aquests no deuen ser hippies de veritat, caminen massa de pressa’ (‘Estos no deben de ser hippies de verdad, andan demasiado rápido’). Todavía la imagen popular del hippie era la del vagabundo pacifista de amor y flores”. Sin embargo, en opinión de Malvido, “ese hippismo de amor y flores era difícil en este país, donde no había ni plata sobrante, ni tolerancia, ni una agricultura apta para recibir a nuevos granjeros [...]. Y está además toda la mala leche acumulada, los orígenes izquierdistas y barriobajeros del asunto”.

    Con estas características era inevitable que se produjeran ciertos contrastes cuando los primeros hippies catalanes “emigraron” a la isla de Formentera y se encontraron “rodeados” de hippies “yanquis y holandeses mucho más ricos que ellos”. Así, “casi ningún barcelonés alcanzó la beatitud bobalicona de algunos de los hippies extranjeros. Llevábamos detrás demasiada carga como para eso. Los placeres, la sencillez, los ropajes amplios y cómodos, la fraternidad, la no-obligación de hacer cosas ‘importantes’ o de provecho, el ocio y el arte, todo eso lo intentamos y en buena parte lo conseguimos, pero acompañándolo siempre de cierta dosis de enfrentamiento con todo lo que nos rodeaba. Es muy diferente un estudiante yanqui con pasta que se va a un campo fértil y organizado y disfruta de una beca o un seguro de desempleo, de un catalán pobretón, en un país fascista, que se va a un campo depauperado y seco, donde para plantar una lechuga hay que extraer diez kilos de pedruscos y traer agua desde una cisterna semivacía a trescientos metros”.



    Las comunas: al fondo hay sitio

    En su hostigamiento de las costumbres burguesas, los hippies se ensañaron especialmente con la familia. La alternativa fue la vida en comunidad, un experimento cultural que, a tenor de lo que cuentan los que lo vivieron, resolvió algunos problemas, creó otros, y dio pie a todo tipo de situaciones dantescas.



    Javier Mariscal: “Eddy ‘El Lento’ era de Alicante, no soportaba ningún tipo de orden en la casa y cada vez que Sefer y yo cogíamos una escoba y un mocho nos trataba de reaccionarios y pequeñoburgueses. ‘El Perro’ estaba instalado en la sala, al lado del tocadiscos, desde hacía un mes. Acababa de llegar de Ámsterdam. Había ido en plan jovencito moderno valenciano y volvía convertido en un hippie alucinado con la onda religiosa del amor. Tocaba los bongos las venticuatro horas y cada vez que te cruzabas con él, te caía uno o dos besos y un abrazo. Paz hermano. Paz y amor hermano. Sonaba más veces el timbre y Sefer se mosqueaba porque el último, un colgao de Murcia entraba en plan ‘Hola, soy amigo de Sefer y vengo unos días a quedarme’. ‘Oye tío, que yo soy Sefer y no te conozco de nada’. ‘Enróllate nano. ¿Qué pasa, tío? Buena onda’”.



    Pau Malvido: “Algunos catalanes llegaron a Formentera en 1968, en pleno apogeo yanqui-nórdico sonriente. Se empezó a formar una extraña red de relaciones. Los payeses alquilaban casas, la Guardia Civil exigía la inscripción en un registro especial de los habitantes de cada casa alquilada y presionaba a los payeses a no admitir más de un número determinado de hippies en cada una. Los payeses no podían evitar que las casas se llenasen más de lo permitido y entonces dudaban entre denunciarlo a la Guardia Civil o intentar cobrar más para compensarse del riesgo que corrían si la Guardia Civil registraba una casa y hallaba más elementos de los inscritos […]. Los catalanes eran más perseguidos, se pedían fichas a Barcelona, eran más hábiles a la hora de discutir los precios, alquileres y leyes. En fin, eran más incómodos. Todo el asunto se basaba, en teoría, en una Ley de Salubridad e Higiene pública que prohibía el amontonamiento de gente en las casas. Nosotros pensábamos con cierta amarga ironía en las masas de realquilados apretujados en el barrio viejo de Barcelona, en los bloques de tres familias por piso de los barrios obreros”.



    Nazario: “Por allí pasaron todas las movidas valencianas, madrileñas o sevillanas aparte de los diversos grupos catalanes. Colgados que iban y venían de Ámsterdam, Formentera o la India. Para los festivales era imposible andar por un suelo tapizado de sacos de dormir.

    Al loco canario Manolito le da un ataque y se hincha a pintar las paredes, tira sus ropas por la escalera y se larga desnudo. Hay que avisar a sus padres, que vinieron corriendo y lo internaron.

    El problema mayor de este tipo de nidos era el del apalanque. Te venían pidiendo quedarse en cualquier rincón un par de días con las historias más variadas e increíbles y al cabo de meses nadie sabía cómo echarlos".






    --------------------------------------------------------------------------------

    La insoportable levedad de la progresía

    Texto: César Estabiel



    No sé muy bien si el lastre más pesado que tuvo que cargar la escena musical española de finales de los sesenta fue la falta de referencias –propiciada por el enclaustramiento del régimen fascista– o el compromiso de la protesta. Me explico: si la cultura tiene su razón de ser en las imprevisibles explosiones de la imaginación resulta paradójico que la música “respetable” en España entre 1968 y 1975 estuviera en manos de artistas con pinta de herramientas políticas. Cualquiera que se saliera de las reglas de los cantautores podía ser tachado de insensible, cuando no de reaccionario por los progres, esa izquierda estereotipada de pantalón de pana, barba cerrada, gusto por los lugares comunes y falta de ideas propias.

    La contracultura, por tanto, nació tocada de muerte. A la segura indiferencia de los medios se le unía el virulento rechazo de los artistas que hacían suya la cultura oficial. No obstante, la experiencia contracultural fue muy intensa en Barcelona. El festival de Canet Rock –celebrado en esa población costera en 1975 y recogido en un documental por Francesc Bellmunt– se hubiera quedado simplemente en una macro-concentración hippie, como un masivo fumadero de hachís, si sus programadores no se hubieran atrevido a convocar, entre otros, a dos personajes de una heterodoxia insultante: Pau Riba y Jaume Sisa. El primero había articulado en 1970 un nuevo lenguaje en la música popular. Dioptría no era rock, ni pop, ni sinfónico, ni folk. Simplemente, era Pau Riba. Algo tan simple que parecía extraordinario en años dominados por las imposiciones de la canción protesta. Sisa venía de Música Dispersa, un colectivo hippie que en 1970 había sacado con bastante morro un disco homónimo de folk lisérgico.

    Las drogas marcaron aquella época. Tanto que Riba se largó a Mallorca a atiborrarse de setas y aún no se ha podido demostrar su vuelta al mundo real. Ya en los ochenta, Sisa perdió su identidad y pasó a llamarse Ricardo Solfa.

    Como buena manifestación contracultural no levantaron escuela. Propinaron una gran hostia al buen gusto oficial y ellos se metieron una aún mayor. Desde entonces, el único underground nacional que conozco son las alcantarillas.

    Vía Rebelión.org

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    29 Nov, 01
    Ubicación
    Tu tiras p'al sur y pregunta por allí
    Mensajes
    2,501
    Gracias
    1
    156 gracias recibidas en 75 Posts
    Mencionado
    2 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    3 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura


    !Que tiempos!

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    29 Nov, 01
    Mensajes
    4,921
    Gracias
    7
    59 gracias recibidas en 42 Posts
    Mencionado
    0 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    0 Mensaje(s)

    Las Dalias de Ibiza un Bar Mitico

    http://www.lasdalias.com/historyesp.htm

    Las Dalias resume muy bien como era el espiritu de Ibiza y Formentera. Esos cafetines o bares miticos con esa atmosfera que la hace la gente que lo frecuenta, Bares fabulosos, donde siempre te encuentras bien. Autenticos creados por esa comunion entre el dueño y la clientela, son una prolongación de tu casa. A las Dalias podias ir a media mañana con resaca a desayunar, y acabar a las 5 de la mañana cieguisimo de todo. Algo parecido a la Fonda Pepe de Formentera o Ses Roques tambien en Formentera. Ya no se hacen cafes ni bares como estos. Una de las cosas que mas me gusta de Formentera e Ibiza son estos Bares y cafes. FORMIDABLES.

    Ibiza tiene una forma curiosa de crear leyendas...El año era 1954 y una nueva locura aterrizó en las emisoras de radio.Elvis Presley publicó "That´s All Right Mama" y Bill Haley hizo "Rock Around the Clock". En Corea, los Americanos comenzaban a tomar posiciones contra el comunismo mundial y en casa se reproducían a todo pastilla en el periodo conocido como el "Boom de los Bébes".

    Mientras tanto, en Ibiza, el carpintero payés Joan Marí construía, con sus propias manos, 4 trabajdores y los conocimientos de construccion heredados de anteriores generaciones, un bar de carretera conocido simplemente como "Las Dalias" .

    La noche de inaguración, el 4 de Noviembre, el dia del patrón de San Carlos, el bar vendió 6600 de las antiguas pesetas. A precio de peseta la copa y contando con la poblacion local aproximada de 500 personas, uno se echa a temblar al pensar la fiesta que tuvo que ser...

    El bar tenia en la transtienda una sala de baile donde tocaban las bandas, y a lo largo de los proximos años era el centro social local donde se celebraban bodas, bautizos y comuniones. Tal fue el poder sobre la poblacion local que el cura de San Carlos comenzó a proyectar cine en la parroquia para combatir por el alma de sus feligreses. Evidentemente, este intento inutil no logro sacar a los feligreses de la priva, el baile y los "pecados de la carne" que tanto les divertían en Las Dalias.

    En los 60, el turismo hizo su débil aparición en la isla y creció hasta ser el sustento del 90% de la isla. Joan, con ojo avispado para el dinero, construyó un restaurante en el sótano de la sala de baile y ofertó un "paquete" de comida y espectáculo a los tour operadores que le convirtió en un pionero de las barbacoas turísticas. Al cabo de poco aparecieron nuevas barbacoas que consquistaron el mercado y Las Dalias se paró temporalmente...

    Hacia final de los 70, los vendedores "hippies" del cercano mercadillo de Es Cana comenzaron a venir a Las Dalias a cenar despues del trabajo y a celebrar improvisadas "jam sessions" en el jardin. Con ocasion de su concierto en la plaza de toros de Ibiza, Bob Marley y su séquito llegaron a cenar en Las Dalias en una velada marcada por nubes de humo de "ganja". La transición del local payes hacia fortaleza "hippie" había comenzado...

    En 1984, Joan pasó la direccion del local a manos de su hijo Juanito de 23 años.
    Alrededor de la misma época, Juanito trabó amistado con los directivos de los recien inagurados "Estudios Mediterraneo". Esta amistad se convirtio en un sinfin de conciertos de despedida de músicos tras sus grabaciones. Todos los grupos importantes del heavy metal tocaron en la isla. También artistas internacionales tocaron en la sala o simplemente aparecían como público de las fiestas del jardin; Judas Priest, Stan Webb y Sham 69 llegaron a tocar e incluso Nina Hagen, tras su "boda" en Benirras, tuvo un improvisado concierto en el local que casí acabó en un duelo entre "Punks" y "Rockeros". Ian Gillian (Deep Purple), Jimmy Page (Led Zepelín) y Brian May (Queen) fueron algunos de los visitantes conocidos. Mas legendaria fue la visita de Ron Wood (Rolling Stones) que casi termino en expulsión por comportamiento dudoso bajo los efectos del alcohol. Volvio al dia siguiente con una colección de discos de los Stones autografiados para el camarero a modo de disculpa.

    El dia de San Valentin del 85 nació un nuevo fenomeno: el mercadillo Hippy. Un puñado de vendedores respaldaron el proyecto y comenzaron lo que se convertirían el despliegue masivo que se conoce hoy con unos 200 vendedores y de 12.000 a 20.000 visitantes cada sabado.

    En 1997, con la llegada de Chris Gonzalez, y su asociación con Juanito Marí, la musica comenzó de nuevo.

    Nina Hagen tocó de nuevo en Las Dalias así como otros nombres nuevos como Lee Rocker, Paul Collins o grandes nombres españoles como Carlos Segarra, Coque Malla o Loquillo, cada uno añadiendo su granito de arena a la historia del local. Conciertos Tributo auto-producidos han mantenido la llama del Rock´n Roll viva en Las Dalias.

    Quizás la incorporación más importante al programa hayan sido las masivas fiestas masivas multimedia, las fiestas Namasté celebradas los miércoles. El jardín se se viste de decoración hindú y un masivo "chill-out" acoge a los comensales del restaurante que sirve comida étnica vegetariana. El fondo musical de corte oriental da a lugar a los espectáculos. Las actuaciones musicales de músicas del mundo se combinan con elegancía con acrobatas, malabaristas y proyecciones. A la medianoche, comienza un telon de fondo de música chill-out mientras en la sala comienza musica trance de mano de Djs de clase mundial hasta la madrugada.

    “Tribe of Frog“, promotores procendetes de Bristol conviertes el jardin en un mundo de fantasía los domingos con decorados increibles y luz ultra-violetas y hacen temblar los cimientos con Trance Psicodelico hasta el amanecer con lo mejor de los DJs locales e importados desde el Reino Unido y los escenarios de los grandes festivales mundiales.
    Última edición por zulu; 30/04/2005 a las 15:51 PM
    Es una pena que tras tu fantástica etapa de tío durete, por las calles de las más corrosivas ciudades, acabes de basurero mental en un foro de internet, como un perro tonto y apaleado (Symposium)

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    29 Nov, 01
    Mensajes
    4,921
    Gracias
    7
    59 gracias recibidas en 42 Posts
    Mencionado
    0 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    0 Mensaje(s)

    Amnesia

    La casa donde hoy se levanta Amnesia fue construida a finales del siglo XVIII. Cinco generaciones de la familia Planells vivieron entre sus espesos muros encalados. Cultivaron la tierra y construyeron un molino de piedra. Durante la primera mitad del siglo XX, los pobres que se acercaban para pedir amparo recibían pan, queso o higos secos.

    Los primeros visitantes extranjeros llegan a la isla hacia 1950, atraídos por sus leyendas y su extraordinaria naturaleza virgen. En 1954, Aristóteles Onassis o Rainiero de Mónaco se quedan maravillados por la belleza de las calas pitiusas. Ibiza descubre el turismo, prospera y crece.

    Sin embargo, son los hippies los que verdaderamente disfrutan del encanto de esta tierra en los 60. Son los primeros transgresores. Idealistas de todo el mundo eligen Ibiza y Formentera como paraísos para vivir en paz, con su música, en la naturaleza, fumando...

    En 1964, los Rolling Stones pasan unos días de vacaciones en San Antonio. La isla supera ya las 5.000 plazas hoteleras. Europa se convulsiona en Mayo del 68, mientras la película More, con música de Pink Floyd y rodada e inspirada en Ibiza, presenta a la isla como paraíso del consumo de drogas.

    En marzo de 1970, la familia Planells decide poner fin a su larga vida en el campo para instalarse en un piso de la ciudad de Ibiza. Venden la finca y la casa a María Fuencisla Martínez de Campos y Muñoz, una viuda de origen aristocrático. Y es aquí donde comienza realmente la historia reciente de nuestra discoteca.

    La isla disfruta de una libertad inaudita en el resto de España. La casa que muy pronto se convertirá en Amnesia se transforma en un punto de reunión para idealistas y contraculturales. Los hippies tocan en directo y entre amigos, bailan hasta el alba, preparan comida vegetariana, se extasían con The Doors, fuman, experimentan con el LSD, rozan el cielo, organizan exposiciones de arte...

    En 1974 entra en escena un joven madrileño licenciado en Filosofía llamado Antonio Escohotado, que viaja a Ibiza para iniciar una nueva vida. Pronto será el apóstol de la experimentación psicotrópica. El 20 de noviembre de 1975 terminan 40 años de dictadura. Muere Franco y Juan Carlos I es proclamado Rey.

    Un buen día de mayo de 1976, Antonio se pone de acuerdo con la propietaria de la casa y firma un contrato de alquiler por 20.000 pesetas al mes (120€). Ahora sólo faltaba bautizar a la futura discoteca. Le dio vueltas al asunto hasta que se decantó por un nombre: se llamará ‘Taller del olvido’. “Quería reflejar que cuando la gente sale de noche es para olvidarse de los problemas y sumergirse en un mundo no aprendido y no rutinario”. Al día siguiente cayó en la cuenta de que un solo vocablo de etimología griega era suficiente para expresar su idea inicial: la palabra era ‘Amnesia’. Nacía así la discoteca “más auténtica” de la isla.

    Bob Marley protagoniza una memorable actuación en Ibiza en el verano del 78. Despunta la ‘new wave’ y se estrena la película ‘Saturday night fever’. La disco music, heredera del sonido de Filadelfia, empieza a eclipsar al rock. El ritmo de las discotecas cataliza un estilo de vida hedonista. Ese año, el industrial madrileño Ginés Sánchez se hace con la propiedad de Amnesia, que era pretendida por otros empresarios con negocios en la isla. Comienza aquí una década de altibajos, en la que se intercalan cierres inesperados de la discoteca con veranos gloriosos en los que funcionaba a tope y en plena competencia con KU (hoy Privilege), Pachá, Glory’s o Lola’s (estas dos últimas ya desaparecidas).

    En los 80, un joven vasco vinculado inicialmente a KU será el actor principal de los acontecimientos más sonados en la vieja casa de San Rafael. Se trata de Prontxio Izaguirre, que aportará ideas frescas al mundo de la noche y reanimará Amnesia para empezar a proyectar su fama en toda Europa.

    Casi en un suspiro, pasamos de Led Zeppelin a Bowie, de Springsteen a Madonna o de Donna Summer a Prince... De una discoteca insonorizada con cartones de huevos a un sonido poderoso y envolvente. Corren tiempos de música de baile, de fusión de sonidos y tendencias. Se diluye la frontera entre el pop y el funk. Nacen el hip hop, el break dance o el rap. Se admiten las mezclas sin reparos. Falta poco para la irrupción del house. Las discotecas de Ibiza aportan la magia a cielo abierto. Sobresale y emociona el dj Alfredo Fiorito. Surge el original Balearic Sound.

    El cambio más trascendental llega a principios de los 90 de la mano de MFC. Cae el muro de Berlín. La música house se internacionaliza. La noche del 22 de junio del 91 todavía se recuerda en la isla. Es otro día D, otra fecha histórica de reapertura. Miles de jóvenes abarrotan Amnesia, marcando así el principio de la última y más fructífera etapa de este templo del sonido.

    Los clubs de Ibiza empiezan a alcanzar fama planetaria. Sin embargo, alegando molestias a los vecinos, las autoridades les obligan a cerrar con techos unas pistas de baile que tradicionalmente habían funcionado a cielo abierto. Pero el crecimiento de Amnesia es imparable. De cuatro barras se pasa a las 16 actuales; de 30 empleados a más de 200 en pleno verano, incluyendo camareros, espectaculares gogós, seguridad, lightjockeys, oficinas...

    En 1999, la Unesco declara a Ibiza Patrimonio de la Humanidad. La isla alcanza los 100.000 residentes y la marca Amnesia se extiende a las revistas, a los discos, a la ropa... Su renombre crece como la espuma, como esa espuma que da nombre a una de las performances más vibrantes. Hoy en día, siglo XXI, ¿quién no ha oído hablar de fiestas como Cocoon Club, La Troya Asesina o Cream?Discjockeys como Sven Väth, Paul Van Dyk, Dj Tiësto, Danny Tenaglia, Laurent Garnier o Carl Cox son sólo algunas de las estrellas ya míticas que han pasado por la cabina. Y también es interminable la nómina de ídolos y famosos que se dan cita cada verano en la discoteca: Naomi Campbell, Puf Daddy, Dolce & Gabana, Bono, Boy George, Elle Mcpherson, George Michael, Valentino Rossi, Calvin Klein... El firmamento de la moda y la belleza.

    Una de las claves del éxito radica en la calidad del sonido. La discoteca
    dispone actualmente del sistema auditivo más avanzado (Xpanded Amnesia Technology) merced a la utilización de procesadores electrónicos de dinámica. Su función es analizar y realzar las frecuencias que provocan que el cuerpo humano vibre como si estuvieras recibiendo un masaje sonoro. ¡Disfrútalo!

    Jesús Turel. Ibiza 04
    Es una pena que tras tu fantástica etapa de tío durete, por las calles de las más corrosivas ciudades, acabes de basurero mental en un foro de internet, como un perro tonto y apaleado (Symposium)

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    01 Mar, 04
    Ubicación
    Granada
    Mensajes
    782
    Gracias
    29
    218 gracias recibidas en 91 Posts
    Mencionado
    3 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    13 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    lo que dice Nazario lo describe al clavo ,para la izquierda que preparaba su reciclaje para prepararse a participar del mamoneo ,la basca del rollo eran pequeño-burgeses pasotas y drogatas y lo peor ,rebeldes a las consignas del comite repudiados in situn ,para los de siempre chusmadegenerada golfa vaga y anarquista rodeao estabas rodeao,los fundamentalistas de izquierdas te despreciaban los fachas de fuerza nueva y satelites como les pillara te arreaban , la policia una mafia ,los choris si podian y se enteraban te la pegaban rodeaos Zeleste,Magic barna 1977, el gran Jaume Sisa titulaba "cualquier noche puede salir el sol" utopia libertaria de nuestros amores ...un saludote a tod@s.
    Es el mejor de los buenos
    quien sabe que en esta vida
    todo es cuestión de medida:
    un poco más, algo menos...

    Antonio Machado

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    29 Nov, 01
    Mensajes
    4,921
    Gracias
    7
    59 gracias recibidas en 42 Posts
    Mencionado
    0 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    0 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    Formentera, es algo que hay que vivirlo. Ahora no es ni mejor ni peor que antes, es un sitio iniciatico y esos lugares siempre tienen magia. Solo por la Fonda Pepe ya vale la pena. La gente entra con los perros que circulan a sus anchas. Cierran como muy tarde a la 1 de la madrugada. Formentera es uno de los mejores sitios del mundo para ir colocado de dia y lo mejor de la fonda Pepe sucede durante el dia. Recuerdo un Domingo de finales de Julio del 81 en que pare sobre las 12 a tomar un cafe, en la barra habia dos Alemanes privando carajillos de 103 y detras en una mesa estaban sentados dos catalanes uno de ellos llevaba puesta una camiseta de los clash era el Dj de la unica discoteca de la isla Y bebian coñac. Es curioso pero en las tierras duras y soleadas a la gente le tira mas la bebida de alta graduación. En Formentera al principio siempre me pedia un caña y acabe pidiendo coñac. sonaba musica Italiana de los 60 Jimmy Fontana del que la camarera una hippy francesa de los 60 era una rendida admiradora. tendria unos 30 años y estaba bastante buena. Me puse a beber y hablar con la camarera luego uno de los catalanes vino a la barra y se puso de palique, luego vino el otro venga, beber coñac fumar porros, pedimos una paella e invitamos a los alemanes . En la Formentera de 1981 una paella veraniega era una paella de la hostia pescado y marisco fresco a tuti plen, para postre: flan, porros, cafes,carajillos a todo esto privando vino, cava y mas coña. Y la gente que no paraba de llegar invitabamos a todo el mundo a beber, unas alemanas, el dueño y dos camareros de la discoteca del lugar. A eso de las 6 de la tarde aparece un tio con una mobylette de esas marrones de las antiguas, unl tipo autentico sin camiseta y con unos pantalones cortos adidas de esos con las tres franjas en los costados. El tio nos mira y nos dice "Quereiii argo". Tengo mescalinas. El hombre llevaba una bolsa con unas 40 debiamos ser unas 12 personas y creo que se las compramos todas yo le pille 3 si no recuerdo mal. El resto pues creo que dos dias sin dormir. Lo mas alucinante es que nada estaba organizado y horas antes nadie se conocia ademas de ser gentes de paises diferentes. Formentera ha sido es y sera un lugar iniciatico.
    Última edición por zulu; 06/05/2005 a las 23:22 PM
    Es una pena que tras tu fantástica etapa de tío durete, por las calles de las más corrosivas ciudades, acabes de basurero mental en un foro de internet, como un perro tonto y apaleado (Symposium)

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    29 Nov, 01
    Ubicación
    Tu tiras p'al sur y pregunta por allí
    Mensajes
    2,501
    Gracias
    1
    156 gracias recibidas en 75 Posts
    Mencionado
    2 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    3 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    Cita Iniciado por DDAA
    Música Dispersa, un colectivo hippie que en 1970 había sacado con bastante morro un disco homónimo de folk lisérgico
    Pues a mi el disco me parece canela en rama.

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    01 Mar, 04
    Ubicación
    Granada
    Mensajes
    782
    Gracias
    29
    218 gracias recibidas en 91 Posts
    Mencionado
    3 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    13 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    me pico lo dicho y me hice con el libro "nosotros los malditos" me a sabido a utentico con una foto en contraportada del Pau salvaje y ensimismado ,lo dicho autentico.
    Es el mejor de los buenos
    quien sabe que en esta vida
    todo es cuestión de medida:
    un poco más, algo menos...

    Antonio Machado

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    29 Nov, 01
    Ubicación
    Tu tiras p'al sur y pregunta por allí
    Mensajes
    2,501
    Gracias
    1
    156 gracias recibidas en 75 Posts
    Mencionado
    2 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    3 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    Cita Iniciado por ouxca
    "cualquier noche puede salir el sol"
    El resto de la letra de la canción no tiene desperdicio. Es como un cuento con muchos personajes donde sólo faltas tú

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    29 Nov, 01
    Ubicación
    Madrid, España
    Mensajes
    11,170
    Gracias
    3,226
    13,258 gracias recibidas en 2,978 Posts
    Mencionado
    87 Mensaje(s)
    Etiquetado
    58 Tema(s)
    Citado
    389 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    Cita Iniciado por Dr. Cito
    Pues a mi el disco me parece canela en rama.
    A mí también. Por cierto que hace unos meses murió uno de sus componentes principales. La necrológica que publicaron en La Vanguardia era estupenda y pega con el artículo que abre este hilo, así que la pongo:

    Cachas y la Barcelona de 1970…..
    LA VANGUARDIA - 21/10/2004
    José Manuel Brabo, alma del grupo progresivo Música Dispersa, falleció el pasado sábado en Barcelona.

    A finales de los 60 aterrizó en Barcelona, procedente de Madrid, José Manuel Brabo, Cachas. Pese al uso de un alias -herencia de su juvenil entrega al atletismo-, Brabo no pertenecía al gremio de la delincuencia, sino al creativo: en Barcelona se convertiría en alma y motor de Música Dispersa, grupo integrado también por Sisa, Albert Batiste y Selene. El único, experimental y homónimo disco (1970) de dicha formación es todavía hoy, pese a sus módicas ventas, la gran referencia de la música progresiva de la época.

    ¿Qué impulsó a Cachas a cambiar de ciudad? “En la capital -explicó él mismo, años atrás- yo formaba parte de Trágala, un grupo de canción protesta, junto a Hilario Camacho, Elisa Serna y José Luis Leal. Cuando me dejaban, cantaba unas canciones en las que, en lugar de letras, soltaba fonemas ininteligibles. La verdad es que no pegábamos ni con cola. Pero yo iba con Trágala porque no era fácil hallar un grupo para subir a un escenario. Y ellos iban conmigo porque mi hermana Pilar, que mandaba mucho en el PCE, me enchufaba”.

    Cerrada aquella etapa, y convencido de que “en Barcelona había más ambientillo hippy”, Cachas se instaló en un piso de Ciutat Vella, compartido -las comunas del tardofranquismo eran heterogéneas- con un ejecutivo de Matesa en paro y un conductor de autobús. Allí le conoció Albert Batiste; allí escucharon discos de la Incredible String Band, los Stones, Dylan o Hendrix. Luego Batiste le presentó a Sisa. Y más tarde embarcaron a Selene, que había estudiado piano y flauta, y tocaba además los bongos (aunque “de modo más informal”, según Sisa). Todo pasó “naturalmente, sin planes”, dice Batiste. Quizás porque todos compartían el interés por un modo de vida alternativo.

    La impresión que causó Cachas a sus nuevos amigos fue de aúpa. “A mí me pareció una mezcla de peregrino medieval y sabio de Oriente. De hecho, lo recuerdo de secundario en El retaule del flautista y también como lector del Tao. En lo musical, era un genio”, dice Sisa. “Tenía magnetismo, lucía melena pelirroja, era muy leído, se interesaba por el Zen, era divertido y discreto”, evoca Batiste. “Era un artista nato, con gran creatividad y afán innovador, y una bellísima persona”, apostilla Selene.

    Quizás cueste entender, en tiempos de conjuntos diseñados en el departamento de marketing de las discográficas, que un grupo se formase con espontaneidad. Pero así fue. “Nos vimos, conectamos y empezamos a tocar juntos, sin saber por qué ni cómo. Teníamos muchas ideas, casi reventábamos, y las liberamos juntos”, dice Sisa. Y remata Batiste: “Cada uno mostraba sus retazos de composiciones (la mayoría era de Cachas) y, sobre eso, los demás añadían su aportación. Vivíamos a nuestro aire. Y la música seguía a la vida”.

    Una vida que Sisa califica de “marginal” -”a los melenudos nos miraban mal; a mí no me dejaron entrar en Bocaccio hasta 1975?-, y que se desarrollaba en domicilios particulares y en locales como London Bar, La Enagua, Can Ninots, El Portalón, Jazz Colón, El Paraigües, L´Ascensor y, a última hora, y con riesgo de redada, en el Drugstore del Liceu. Corría el otoño de 1969 y había nacido Música Dispersa: un grupo que ofrecía poéticas, hipnóticas y armónicas canciones sin letra -”queríamos superar la canción de texto, quizás como respuesta a la cançó”, afirma Batiste-, y donde las voces emitían sonidos abstractos, del murmullo a la onomatopeya, sobre arreglos acústicos (guitarra, mandolina, bajo, piano…, también flauta, bongos, etcétera).

    Música Dispersa perfiló su repertorio en directos -al primero, en Valencia, fueron en tren, con el instrumental a cuestas- y no grabó su mítico disco hasta el verano de 1970, con diez temas y una enorme ola en portada. “La dibujé inconscientemente -rememora Selene-, pero ahora sé que la ola es la imagen de lo fugaz, de lo que se deshace un instante después de hacerse”. Fue el caso de Música Dispersa. Grabado el disco, Cachas se fue a la mili y “la banda -señala Sisa-, hizo honor a su nombre y se dispersó”.

    En la última reedición de Música Dispersa (Discmedi, 2004), Sisa resume así la historia del grupo: “Por azar o por destino / Cachas del Tao emergió / desde Adorno llegó Albert / de Dadá venía yo. / Selene, ángel caído / del paraíso, tal vez./ La del olvido / buscábamos sin querer / -aunque de haberlo querido / no la hubiéramos oído-. / En no querer la encontramos, / al hallarla la perdimos. / Inconexa, un espejismo, / quizá del sueño el
    envés, / la vida es / y nosotros, un ruido.”

    Cachas eligió luego una existencia retirada y se fue a Menorca. Allí ha vivido 30 años, cultivando los afectos personales, la vida junto a su mujer Montse Molí y su hija Joana, el contacto con los amigos. En su casa de Sant Lluís, sentado en el jardín que mimaba a diario, Cachas se entregó a la lectura, a la poesía, al ensamblaje de textos integrados por citas ajenas y reflexiones propias, que redactaba con primorosa caligrafía y después distribuía entre sus amigos.

    Cachas ha vivido con la sonrisa siempre dispuesta, sin quejas, pese a la afección renal que le encadenó a la diálisis, minó su salud, pobló sus brazos de moretones y protuberancias, y sólo se atenuó, en parte, cuando se sometió a un trasplante de riñón, que le cedió su hermano.

    El pasado sábado, aquejado también de cáncer -y sólo dos días después de que muriera su hermano, el donante-, Cachas falleció en Barcelona. Contaba 56 años. Cruzó el umbral suavemente, rodeado de su familia y de los viejos amigos de una Barcelona en la que era posible creer, como creyó Cachas, que la vida es un tranquilo fluir, y que basta sumarse a ese fluir para participar en un proceso creativo.

    Eran otros tiempos, claro. Pero el recuerdo de Cachas los mantendrá vivos.

    http://www.hostalmusical.com/nando/index.php/cachas/
    Última edición por DDAA; 18/05/2005 a las 12:19 PM

  11. #11
    Fecha de Ingreso
    20 Mar, 03
    Ubicación
    México
    Mensajes
    5,808
    Gracias
    0
    106 gracias recibidas en 65 Posts
    Mencionado
    1 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    2 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    Qué hilo más bueno, gracias a todos.

    Don´t forget to spread the seeds.

  12. #12
    Fecha de Ingreso
    28 Aug, 02
    Ubicación
    De Zaralonia
    Mensajes
    659
    Gracias
    87
    190 gracias recibidas en 46 Posts
    Mencionado
    2 Mensaje(s)
    Etiquetado
    1 Tema(s)
    Citado
    0 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    O, Benvinguts! Passeu, passeu.
    De las tristors hem farem fum.
    La casa meva es la casa vostra
    si es q'hi ha
    casas d'algú.

    (...)

    o, benvinguts, passeu, passeu.
    Ara ja no
    hi falta ningú.
    El temps no compta ni l'espai
    Qualsevol nit pot sortir el sol.


    ¡Ay, qué porros más flipantes con La Galeta Galáctica!
    (El próximo a la salud del Cachas. ¡Vaya güeno en la otra esfera!)

    (Excusas por los posibles errores en la transcripción catalá. Lo hago de memoria...)


    "Quien afirme que el porro terapéutico no existe, o es un hipócrita, o un ignorante" (Ed Rosenthal)

    Más información en http://www.secaragon.blogspot.com


  13. #13
    Fecha de Ingreso
    01 Mar, 04
    Ubicación
    Granada
    Mensajes
    782
    Gracias
    29
    218 gracias recibidas en 91 Posts
    Mencionado
    3 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    13 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    Hola !...jejejeje ...! rescato este hilo pues por una curiosidad y leyendo cosas sobre barcelona 1977 se me cruza el nombre de Sisa , Jaume Sisa y me digo como sera el siguiente apellido del Sisa y me da el volunto y me pongo a darle al Google y rex de rex , al igual que a Serrat se le encuentra al tiron ... Joan Manuel serrat i Teresa... o al Miguel Rios ... Miguel Rios Campaña por poner un ejemplo , .....al Sisa no he sabido. dejo el apunte de una entrevista made in Sisa

    http://www.elpais.com/articulo/cultu...lpepicul_1/Tes


    ...y de esa cancion ... Cualquier noche pot sortir el sol....


    http://mx.youtube.com/watch?v=pdlvAvC4Tw4

    Es el mejor de los buenos
    quien sabe que en esta vida
    todo es cuestión de medida:
    un poco más, algo menos...

    Antonio Machado

  14. #14
    Fecha de Ingreso
    24 Feb, 06
    Mensajes
    2,791
    Gracias
    1,406
    3,556 gracias recibidas en 1,375 Posts
    Mencionado
    0 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    568 Mensaje(s)

    Re: Amnesia

    Cita Iniciado por zulu Ver Mensaje
    La casa donde hoy se levanta Amnesia fue construida a finales del siglo XVIII. Cinco generaciones de la familia Planells vivieron entre sus espesos muros encalados. Cultivaron la tierra y construyeron un molino de piedra. Durante la primera mitad del siglo XX, los pobres que se acercaban para pedir amparo recibían pan, queso o higos secos.
    Pues sí, yo pertenezco a la séptima generación . Y no es coña.

  15. #15
    Fecha de Ingreso
    01 Mar, 04
    Ubicación
    Granada
    Mensajes
    782
    Gracias
    29
    218 gracias recibidas en 91 Posts
    Mencionado
    3 Mensaje(s)
    Etiquetado
    0 Tema(s)
    Citado
    13 Mensaje(s)

    Re: Barcelona Underground: fulgor y muerte de la contracultura

    ....Una entrevista en taxi por Barcelona, con el monsieur Sisa , esta en catalan pero asi que te fijas llevas el hilo .



    http://www.vilaweb.tv/?video=5228

    "llego Pujol y mando parar " tela el Sisa .
    Es el mejor de los buenos
    quien sabe que en esta vida
    todo es cuestión de medida:
    un poco más, algo menos...

    Antonio Machado

+ Responder Tema

Usuarios Etiquetados

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes