Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

SENTENCIAS ALICANTE

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • SENTENCIAS ALICANTE

    CONSUMO COMPARTIDO


    2000/20575

    AP Alicante , sec. 7ª , S 17-05-2000, núm. 7/2000, rec. 9/2000. Pte: Madaria Ruvira, José de

    RESUMEN

    La Sala absuelve al procesado de la comisión de el delito contra la salud publica del que venía siendo acusado. En el presente caso nos hayamos ante un supuesto de tenencia compartida de droga, en el que las cantidades disponibles no rebasan los límites de un consumo normal, y el consumo es inmediato, pues se detiene al acusado en un control aleatorio de la Guardia Civil, declarando en juicio oral que había quedado con otros chicos y chicas, incluidos los otros tres que iban en el vehículo interceptado para pasar un fin de semana-puente vacacional, y no habiendosele ocupado cantidades de dinero que hicieran pensar en una venta al menudeo, el Tribunal llega a la conclusión arriba señalada.

    NORMATIVA APLICADA

    ? LO 10/1995 23-11-95. Código Penal :
    art. 368


    ANTECEDENTES DE HECHO

    PRIMERO.- Se declara probado, que sobre la 1,30 horas del día 19 de abril de 1998, noche del sábado al domingo, el acusado Juan Antonio, de 23 años de edad y sin antecedentes penales, fue sorprendido, cuando viajaba en el vehículo de su propiedad, en compañía de otros tres jóvenes, en un control aleatorio montado por la Guardia Civil, en la Avenida ... de la localidad de Guardamar del Segura (Alicante), cuando se dirigían todos ellos a un "camping" cercano, donde pensaban pernoctar dos días, y donde les esperaban tres jóvenes más, montando las tiendas de campaña, hallándose en su poder en su mochila una sustancia, que debidamente analizada resultó ser hachís, con un peso de 15,1 gramos, 10 bolsitas de anfetaminas, con un peso total de 8,1 gramos y 6 cápsulas de anfetamina, que el acusado había adquirido para el consumo compartido de los siete jóvenes, durante esos dos días, obteniendo para su compra, de cada uno, 7.000 ptas., que se sacaron del fondo común que habían puesto para la acampada, a justificar cuentas tras su adquisición.

    SEGUNDO.- El Ministerio Fiscal, en sus conclusiones definitivas, calificó los hechos procesales, como constitutivos de un delito contra la salud pública, comprendido en el artículo 368, inciso primero (sustancias que causan grave daño a la salud), del Código Penal, reputado autor responsable del mismo al referido acusado, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, solicitando se le impusiera la pena de cuatro años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y multa del doble del valor en que sea tasada la sustancia intervenida, y pago de las costas del procedimiento.

    TERCERO.- Que la representación del acusado en sus conclusiones definitivas, se opuso a la relación de los hechos y calificación jurídica de los mismos del Ministerio Fiscal, por estimar que no eran constitutivos de delito, solicitando la libre absolución de su patrocinado, con declaración de las costas de oficio.

    FUNDAMENTOS DE DERECHO

    PRIMERO.- Que no habiéndose probado debidamente que el acusado Juan Antonio, fuere autor del delito contra la salud pública, del artículo 368, inciso 1ø del Código Penal (sustancias que causan grave daño a la salud), que le imputara el Ministerio Fiscal, en su calificación definitiva, es procedente en derecho absolverle libremente con toda clase de pronunciamientos favorables que fuesen pertinentes, en especial porque de lo actuado se infiere que las sustancias ocupadas al mismo, 15,1 gramos de hachís, 8,100 gramos de anfetaminas y seis cápsulas de anfetaminas, las poseía para su consumo compartido con otros seis jóvenes, comúnmente acordado, en un círculo cerrado, y en un breve lapso de tiempo, lo que jurisprudencialmente no es considerado como tenencia preordenada al tráfico, en primer lugar porque, como señala la sentencia del TS de fecha 12-5-1999, en este caso concreto, no "sobrepasa notoriamente las necesidades de consumo durante un moderado periodo temporal", o en segundo lugar como señala entre otras la sentencia del TS de 15-1-1998 "porque para considerar penalmente atípica la "tenencia compartida de droga" es menester: a) que las cantidades disponibles no rebasen los límites de un consumo normal; y, b) que el consumo sea inmediato (v. ss. de 25 de junio de 1993 y de 16 de septiembre de 1997, y las en ellas citadas). Y tal consumo compartido se deduce, en este caso concreto, de los siguientes indicios: 1.- La detención del acusado tiene lugar en un control aleatorio de la Guardia Civil, y en lugar no específicamente utilizado para la venta de aquellas sustancias, según declaran en juicio oral ambos agentes de la Autoridad, no siendo tampoco las sustancias ocupadas de excesiva cuantía. 2.- El acusado declara en juicio oral que había quedado con otros chicos y chicas, incluidos los otros tres que iban en el vehículo interceptado, para pasar el fin de semana-puente vacacional, en un "camping", y ello se justifica al folio 22 de la causa donde consta que habí a satisfecho los derechos de entrada de su vehículo en lugar de esta naturaleza, e igualmente resulta de la declaración en juicio oral de uno de los agentes de la Autoridad, lo que acredita la temporalidad del consumo. 3.- Habiendo quedado en total siete personas para acudir al mencionado "camping", incluyendo al acusado, en el acto de juicio oral, las cinco de ellas que declaran en el mismo, lo hacen con prácticamente absoluta uniformidad, sobre el importe aportado por cada una para la adquisición de las drogas antedichas, forma de compra por encargo al acusado, etc. ... 4.- Carece de lógica, que demostrada la convivencia de fin de semana entre amigos en un círculo cerrado, como es un "camping" con tiendas de campaña, el acusado adquiriera drogas para venderlas en un centro de esta índole, que no es equiparable a otros de ocio donde más fácil salida tienen, como algunas discotecas por ejemplo, siendo más razonable pensar en un consumo compartido. 5.- No se le ocupan cantidades de din ero que hicieran pensar en una venta al menudeo. 6.- Aunque el acusado diera una versión inicial exculpatoria distinta, es razonable que lo hubiera hecho por temor, pensando en lo que creía una mejor salida para su problema, máxime cuando no tiene antecedentes penales ni policiales algunos, que pudieran hacer pensar que era conocedor de que es aquello que le convenía mejor declarar. Y todo ello lleva al convencimiento de la Sala, que goza del principio de inmediación de la prueba, de que se trata de un consumo compartido, y por ello no penado, que debe llevar a dictar una sentencia absolutoria.

    SEGUNDO.- Que en este caso deben ser declaradas de oficio las costas procesales, a tenor del artículo 123 del Código Penal.

    Vistos los artículos 142, 203, 237, 741 y 742 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

    FALLO

    Que debemos ABSOLVER y ABSOLVEMOS a Juan Antonio del delito contra la salud pública de que se le acusaba en esta causa, declarando de oficio las costas procesales causadas. Dése a las sustancias ocupadas el destino legal.

    Notifíquese esta sentencia a las partes, conforme a lo dispuesto en el artículo 248-4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, haciendo saber que contra la misma cabe interponer Recurso de Casación ante el Tribunal Supremo en el plazo de cinco días.

    Así por esta nuestra Sentencia, de la que se unirá certificación al Rollo de Sala, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


    La minoría de personas que tienen problemas con una droga son puestos como ejemplo de lo mala que es, pero se pasa por alto a la mayoría que, consumiéndola, no los tiene. edhelday
    Hazte socio AICC
Trabajando...
X