Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

ST Valladolid. Absolutoria por 3 semillas de cannabis

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • ST Valladolid. Absolutoria por 3 semillas de cannabis

    Sentencia por absolución de tenencia de semillas.

    La sanción administrativa es por la tenencia de 3 semillas de marihuana. Al encausado hacienda le ha embargado la cantidad de la sanción más el 20% de recargo y los intereses desde la fecha. El importe ya satisfecho ha sido embargado de la nómina en 3 pagos.

    De momento, hacienda le va a devolcer sólo las 50.005 pts., olvidándose de momento de los recargos y de los intereses.

    Juzgado de lo Contencioso-Administrativo n.º 1. Valladolid.

    Procedimiento abreviado n.º 166/2001
    Sentencia n.º 96

    EN NOMBRE DEL REY
    Se ha dictado lo siguiente:

    SENTENCIA
    En Valladolid a 14 de marzo de 2002

    Vistos por la Ilma. Sra. Dña. Encarnación Lucas Lucas, Magistrado-Juez del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo n.º 1 de los de Valladolid y su provincia el recursop Contencioso-Administrativo seguido ante este juzgado con el número 166/2001 (Procedimiento abreviado), contra la Resolución de la Dirección General de Política Interior de 21-6-2001 por la que se desestima el recurso de alzada presentado frente a otra del Delegado del Gobierno en Castilla y León por la que se le impuso la sancuón de 50.005 pts de multa, por posesión de productos estupefacientes.

    Siendo parte en dicho recurso, como recurrente xxxx xxxx xxxx representado y asistido por el letrado Sr. Cano Herrera; y como demandada ADMINISTRACIÓN GENERAL DEL ESTADO representada y asistida por el Abogado del Estado,

    ANTECEDENTES DE HECHO
    PRIMERO: Por la parte actora se presentó demanda frente a la Resolución de la Direccción General de Política Interior de 21-06-2001, en la que tras alegar los hechos y fundamentos de derecho estimo oportunos termino suplicando que se su día se dictara sentencia por la que se acuerde la nulidad de la resolución impugnada.

    SEGUNDO: Admitida a trámite la demanda fue reclamado el expediente administrativo y convocadas las partes para la celebración de la comparecencia prevista en la Ley. Recibido el expediente del mismo se dio traslado a las partes.

    TERCERO: El día señalado compareció la parte actora ratificándose en su escrito de demanda y la Administración demandada oponiéndose a la demanda. Recibido el pleito a prueba se practicaron las pertinentes propuestas por las partes.

    CUARTO: En la fase de conclusiones cada parte elevó las suyas a definitivas, quedando los autos conclusos para dictar sentencia.

    QUINTO: En la tramitación de este procedimiento se han cumnplido todas las prescripciones legales.

    FUNDAMENTOS JURÍDICOS

    PRIMERO: Constituye el objeto del presente procedimiento la inmpugnación de la resolución 21-06-2001 de la Dirección General de Política Interior que desetima el recurso de alzada interpuesto frente a la Delegación del GObierno en Castilla y León por la que se impone al recurrente una sanción de 50.005 pts. de multa por la comisión de una infracción prevista en el art. 25.1 a) de la Ley de Seguridad Ciudadana (LO 1/1992). Funda el actor de su recurso en que la sustancia intervenida no es estupefaciente por tratarse de semillas de cannabis. Frente a dicha pretensión se opone la Administración demandada sosteniendo la conformidad a derecho de la resolución recurrida.

    SEGUNDO: Los hechos por los que ha sido sancionado el recurrente consisten en la tenencia de la sustancia estupefaciente, y las pruebas en las que se ha basado la Administación para su sanción ha sido la declaración de los agentes denunciantes y el análisis obrante al folio 2, referente a las sustancias decomisadas al actor y que resultó ser "semillas de cannabis sativa".
    El art. 21.1 de la Ley 1/1992, de Protección de la Seguridad Ciudadana, tiipifica como infracción administrativa, entre otras conductas, la consistente en la "tenencia ilícita , aunque no estuviera destinada al tráfico, de drogas tóxicas, estupefacientes, o sustancias psicotrópicas, siempre que no constituya infracción penal". Este precepto no define que debe entenderse por sustancia estupefaciente, por lo que debe acudirse a los tratados internacionales suscritos por España y que constituyen derecho interno desde su publicación (art. 96.1 de la Constitución Española y art. 1.5 del CC), y así al Convenio Único de las Naciones Unidas de 30 de marzo de 1961, que fue ratificado por España, mediante instrumento de 3 de febrero de 1966, prescribiendo este en su ap. J de su art. 1 que se reputan estupefacientes a cualquiera de las sustancias que se insertan en las listas 1 y 2 del Anexo, añadiendo el art. 2 que asimismo las demás que adquieran tal consideración en el ámbito internacional con relación a dicho Convenio y en el nacional por la reglamentación que se establezca y también se reputan las incluidas en la lista 4. Pero la Convención Única de 1961, fue enmendada por el Protocolo de la Modificación de tal Convención de 25 marzo 1972, cuyo texto de 8 de agosto de 1975 fue acogido por España y publicado en el BOE de 4 noviembre 1981, que en su art. 1 contiene las distintas definiciones de los conceptos usadas en el Tratado, en su ap. B) dice: "Por cannabis se entienden las sumiedades (las partes más altas) florales o con frutos de la planta de la cannabis (a excepción de las semillas y de las hojas no unidas a las sumiedades) de las que no se haya obtenido la misma, cualquiera que sea el nombre con que se la designe"; c) Por "planta cannabis" se entiende toda planta del género cannabis; d) por resina de cannabis se entiende la resina separada del fruto o purificada. La lista 1 contiene entre los estupefacientes "la cannabis, y sus resinas y los extractos o tintura de la cannabis"; también incluidos en la lista IV "cannabis y sus resinas".

    En aplicación de esta normativa debe concluirse que las semillas de cannabis no son sustancia estupefciente y que su tenencia no es infracción administrativa. Por lo expuesto procede estimar el recurso.

    TERCERO: No apreciándose mala fe ni temeridad en ninguno de los intervinientes no procede hacer expresa declaración en materia de costas procesales.

    CUARTO: De conformidad con el art. 81 de la LJCA contra esta sentencia no cabe interponer recurso de apelación.

    Vistos los artículos citados y demás en general y pertinente aplicación:

    FALLO

    Estimo el recurso contencioso-administrativo presentado por el Letrado/a Sr/a. Cano Herrera en nombre y representación de xxx xxxx xxxx, y declaro la nulidad de la resolución recurrida, todo ello sin hacer expresa declaración en materia de costas procesales.

    Así por esta mi Sentencia lo pronuncio, mando y firmo.

    DILIGENCIA: La extiendo yo el Secretario para hacer constar que la anterior Sentencia ha sido pronunciada y publicada por el Ilmo. Sr. Magistrado que la suscribe en el mismo día de su fecha y en Audiencia Pública; se incluye original de esta resolución enl libro de Sentencias poniendo en los autos certificación literal de la misma. Doy fe.
    __________
    Viaja sin prisas
    Cannabis y más
    Videoteca sobre drogas en Cannabis y más
    Anillo Verde Cannábico y Antiprohibicionista
Trabajando...
X